S?bado, 05 de mayo de 2007

EL FINAL DE UNA GRAN PESADILLA

EL FINAL DE UNA GRAN PESADILLA

En estas diez intervenciones pasadas hemos venido analizado este dec?logo de promesas incumplidas, hechas a los ribadenses por el alcalde actual, y con las que, desde hace ya cuatro a?os, vino enga?ando a los ribadenses. Unas promesas, de cambio y de progreso, de transparencia y de honestidad, que el PSOE hab?a ofrecido a los ribadenses. Eran las promesas de un gobierno que pretend?a ser un referente de ?tica y un modelo de transparencia frente a otros gobiernos de la comarca. Unas promesas que no nos hablaban de viajes ni ascensores, de fuentes de agua ni de mu?ecos, de subida de impuestos ni de juzgados, de dedicaciones exclusivas ni de las escandalosas subidas de sueldos de los funcionarios, de legalizar las construcciones ilegales ni de grandes urbanizaciones de lujo. Lo que nos promet?an era la transparencia y la honestidad en la gesti?n municipal, la contenci?n de los impuestos, la participaci?n ciudadana en la gesti?n, la construcci?n de viviendas sociales y m?s apoyo a las clases humildes. Y as?, pasaron de ser el referente de ?tica que pretend?an a un referente de ocultaci?n, de enga?o y de crispaci?n en esta comarca, en la que Ribadeo tanto signific? en tiempos pasados.
Eran unas propuestas para hacernos creer que el PSOE del Sr. Vacas era un gobierno de izquierdas y de progreso social. Pero la realidad, seg?n hemos visto, fue muy distinta. Esos principios que ?l predic? no coincid?an con sus intereses. Enseguida comprobar?amos como, una vez alcanzado el poder, el alcalde inici? otro camino distinto. Los acontecimientos que hemos vivido bajo su mandato, nada tienen que ver con sus promesas. Acunados por su famoso ?si, si?, entre viaje y viaje en busca de hermanamientos y ascensores, pas? los cuatro a?os vendiendo ideas y sin hacer nada. Todo comenz? aquella aciaga noche en la que se fragu? el pacto entre el PSOE y el BNG. Un pacto en donde privaron los intereses de los dos candidatos sobre los intereses del pueblo. El PSOE, ?vido de alcanzar el poder a toda costa, en manos de un hombre incapaz y carente de ?tica pol?tica, traicion? sus promesas ante quienes, con su voto, le daban una vitola de prestigio y credibilidad. Un pacto que implic? para el concejo, por primera vez en su historia, la pesada carga de dos dedicaciones exclusivas millonarias con cargo a nuestros bolsillos y que van a gravar para siempre las arcas de nuestro concejo, que se nutren con nuestros impuestos. Y la gente se preguntaba: ?desde cuando hacen falta dos dedicaciones exclusivas para gobernar Ribadeo, cuando hasta hace s?lo ocho a?os no hab?a ninguna y Ribadeo estaba mejor gobernado?
Todos sabemos lo que luego pas?. Aquel famoso slogan del PSOE: ?Otra forma de ser, otra forma de gobernar? se convirti? en un paradigma de contradicciones de lo que se esperaba de ellos. Lo que en realidad sobrevino despu?s, fue un largo camino de encuentros y desencuentros entre las dos formaciones del pacto. Una gesti?n dedicada al desgobierno. Pero los grandes problemas de Ribadeo a?n siguen pendientes de soluci?n. Sus esfuerzos se centraron en subir los sueldos de los funcionarios amigos, aumentar los impuestos a los vecinos, presentar denuncias en los juzgados y viajar por el mundo en busca de ascensores y hermanamientos. Una amarga experiencia que esperamos no tener que volver a vivir. El paso del Sr. Vacas por la alcald?a bien merece perpetuarse con la dedicaci?n de una calle a su nombre, ?ad perpetuam rei memoriam?.
Pero el tiempo pasa inexorable y la suerte se les acaba. Las ambiciones de un PSOE que abandon? su ideolog?a de potenciar las mejoras sociales de los humildes, para dedicarse a rendir culto al capital, llegan ya a su fin. Sus actitudes de apoyo a las urbanizaciones de lujo, la propuesta de modificaci?n del Plan para legalizar edificaciones que vulneraron la legalidad o su apoyo al gravoso convenio de los funcionarios son el retrato de su gesti?n y su talante. Su falta de compromiso con su programa, que nos hablaba de un gobierno de transparencia y honestidad, de contenci?n del gasto y de austeridad, no lo acreditan como un modelo de idoneidad para la gesti?n municipal. El pueblo fue enga?ado y traicionado. Se acercan las elecciones. Se acerca el momento de presentarse ante el tribunal del pueblo, a cuyo juicio este alcalde apel? muchas veces, para justificar los errores de su gesti?n. Con ellas se abre un nuevo paradigma esperanzador. Un modelo de gobierno en el que la mentira y el enga?o, el despilfarro y el amiguismo no tengan cabida. Esperamos un nuevo gobierno que sepa convertir una administraci?n de favores en una administraci?n de justicia y de derechos de los ciudadanos. Necesitamos una nueva clase pol?tica, respetuosa con las arcas p?blicas, que son nuestros dineros, y que, en sus decisiones, escuchen al pueblo, en cuyo nombre gobiernan. Pero esto depende ahora del pueblo.
Volver? otra vez a ofrecernos el PSOE su programa y sus iniciativas estrella. ?Qui?n puede creer en su oferta? A la vista de lo acontecido en esta pasada legislatura es evidente que nadie, pues, como dice el refr?n gallego: ?O gato de escaldado, hasta a auga fr?a lle ten medo?. Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario