Domingo, 13 de mayo de 2007

RIBADEO, UNA OLLA A PRESI?N

RIBADEO, UNA OLLA A PRESI?N

La ?poca de las elecciones es propicia para desvelar los trapos sucios, que los hay y muchos, que se esconden detr?s de la gesti?n de muchos alcaldes. En Ribadeo empieza a salir a la luz lo que desde hace ya mucho tiempo se comentaba en los corrillos del pueblo, y que algunos ya conoc?an, sobre las andanzas urban?sticas que se tra?a entre manos el alcalde del PSOE. La noticia no es novedosa para aquellos que se preocupan de las andanzas de quienes gobiernan, pero s? para los muchos que viven en este pueblo y que s?lo se dedican a ver melodramas televisivos.
Y con la noticia lleg? el esc?ndalo, acercando as?, cada vez m?s, el fen?meno marbell? a Ribadeo. El alcalde de este concejo fue acusado de prevaricaci?n y corrupci?n urban?stica por sacrificar la legalidad en beneficio del que fue presidente de la agrupaci?n socialista local y que hoy figura en la lista de ese partido a la alcald?a de Ribadeo. La acusaci?n provino de un promotor de la villa, presidente de ACISA y del Club N?utico de la villa y ex responsable de la Asociaci?n Provincial de Empresarios de la Construcci?n.
Este supuesto delito de prevaricaci?n urban?stica y corrupci?n de que fue acusado el alcalde radica, seg?n la acusaci?n hecha p?blica, en amparar y favorecer la construcci?n ilegal de un edificio en el que tiene propiedades el ex presidente del PSOE de Ribadeo, el Sr. Conde Vales, su jefe y mentor en las pasadas elecciones municipales y candidato, tambi?n, ?l mismo, a la alcald?a, tanto en las elecciones de entonces como en las actuales. Fue acusado, asimismo, el alcalde de revelar el contenido del Plan de Urbanismo, que estaba entonces en elaboraci?n, y que era por lo tanto secreto, para que esta irregularidad pudiera llevarse adelante, con la esperanza de legalizar este edificio despu?s, con la entrada en vigor del Plan mencionado. Y ante estas graves acusaciones surge una pregunta: ?Qu? buscaba el Sr. Conde Vales al integrarse en la vida pol?tica de Ribadeo? Ni m?s ni menos que incrementar, seg?n la acusaci?n, quebrantando la legalidad urban?stica, sus propiedades en 6 viviendas, 6 garajes, 3 trasteros y un bajo comercial. Durante m?s de dos a?os se mantuvo el alcalde mirando para otro lado, haciendo caso omiso de las advertencias que se le hac?an, para facilitar con su actitud tolerante este quebranto de la legalidad. Y lo que ahora cab?a esperar del alcalde, como ?nica soluci?n honrosa ante tan grave acusaci?n, era la denuncia inmediata en el juzgado, en vez de tratar de desmentirlo en la prensa con argumentos que a nadie convencen. El no haberlo hecho as? s?lo quiere decir que el asunto est? muy turbio y que el Sr. Cao tiene raz?n. Y la pregunta surge inevitable. ?Qu? papel desempe?? la oposici?n, cuya labor se supone que deb?a de ser el ejercicio del control de la gesti?n del alcalde en nombre del pueblo? ?En d?nde estaba la oposici?n cuando esto ocurr?a para que tuvieran que ser los ciudadanos de a pie los llamados a denunciar estos hechos? La oposici?n, c?mplice por omisi?n, opt? por el silencio.
Ante estos hechos, y dados los rumores que circulan en los corrillos del pueblo, cabe suponer que con esta denuncia p?blica estamos s?lo ante la punta del iceberg de lo que pudo haber sido un permanente estado de presunta corrupci?n instalado en el concejo.
Los ciudadanos, que no votaron este cambio pol?tico para corregir el comportamiento del gobierno anterior sino para cambiarlo por algo distinto, se encuentran hoy frustrados y defraudados. Y en todo este turbio negocio no est? s?lo el alcalde. Hay un responsable pol?tico subsidiario: el BNG que, despu?s de haberlo apoyado durante cuatro a?os en el gobierno, pretende ahora desentenderse del caso, lav?ndose las manos como Pilatos. Se espera que la justicia tome cartas en el asunto y reponga la legalidad quebrantada, descubriendo a los dem?s implicados en esta trama, si es que los hay, y aplicando la ley a los culpables e infractores.
Corren malos augurios para el futuro de Ribadeo. Las elecciones est?n a la vuelta de la esquina. No se vislumbra esperanza en el horizonte. Parece que la corrupci?n, m?s o menos disimulada, se ha instalado en el palacio de Ib??ez. Las dotes que se supone que ha de tener un buen gobernante no parecen florecer en los candidatos que se presentan a la alcald?a. Pero, un pueblo adormecido en el estado de bienestar, producto de los dineros que vienen de Europa, que se limita a ver los melodramas televisivos, ?merece otra cosa?- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario