Mi?rcoles, 16 de enero de 2008

UN PLENO CON ESTILO

UN PLENO CON ESTILO

Un pleno, el celebrado el d?a 14 de enero en Ribadeo, que no suscitaba mucho inter?s, se convirti?, en mi opini?n, en uno de los m?s atrayentes y agradables, no s?lo por el contenido sino, sobre todo, por la forma de su desarrollo. No lo fue tanto para el p?blico asistente que protestaba por la mala audici?n, seg?n pude comprobar por los comentarios que se hac?an a la salida del mismo. Un problema que viene heredado de atr?s y al que nunca se acert? a poner remedio, bien sea por falta de voluntad o por descortes?a con el p?blico asistente. No son pocos los concejales que, ignorando al p?blico que se halla en la sala, mantienen el micro apagado o demasiado alejado por lo que sus intervenciones resultan ininteligibles.
El pleno dio comienzo con la aprobaci?n del acta anterior. En este punto el Sr. Rivas protest? en?rgicamente por no haberse incorporado al acta la enmienda presentada por ?l en el pleno de referencia. Se ratifica el secretario en su opini?n de que las actas son un resumen sucinto de lo tratado, salvo expresa petici?n del interesado, extremo este que a ?l no le constaba.
En el punto siguiente, relativo a los edictos de la alcald?a, fueron constantes las intervenciones del Sr. Rivas. A juzgar por sus numerosas aportaciones no se puede seguir afirmando, como se hace habitualmente, que los concejales no trabajan. Las constantes intervenciones del Sr. Rivas lo desmienten. Se presenta siempre con los deberes hechos. Sus numerosas aportaciones en forma de mociones, enmiendas, ruego o preguntas, sean o no aceptadas, son constantes en los plenos.
El punto siguiente a tratar, el de la delegaci?n en el pleno de la concesi?n de licencias de primera ocupaci?n, en contra lo que el publico esperaba, result? ser el m?s breve. No hubo la menor oposici?n. Era algo que ya estaba pactado. Pero nadie se dign? explicar los motivos que originaron esta delegaci?n, cuando lo habitual es que este tema se resuelva en la Xunta de Goberno. Alguna oculta raz?n ha de haber para cargar esta responsabilidad sobre los hombros del pleno. Cada quien que se imagine la suya.
Se trat? seguidamente y someti? a votaci?n la propuesta de UPRI sobre la construcci?n de un edificio para la Escuela de Idiomas. Despu?s de una breve exposici?n en la que el Sr. Rivas fundament? y justific? su propuesta de forma convincente fue aprobada por unanimidad, no sin que antes el portavoz del PP reivindicara sus m?ritos en la creaci?n de este centro.
Y as? se lleg? al punto estrella de esta sesi?n. La moci?n presentada por el PP solicitando la construcci?n de un aparcamiento subterr?neo. No fue necesaria la exposici?n de motivos de esta propuesta, pues su necesidad era evidente para todos. Y, como no pod?a ser de otra forma, la propuesta fue aceptada por todos; no sin que antes el portavoz del PSOE intentara apuntarse el tanto de haberlo intentado en el mandato anterior cuando ?l era alcalde. Una deleznable actitud de aquellos que siguen mirando hacia atr?s a?orando lo que pudo haber sido y no fue. Su cicatera intervenci?n me hizo recordar que el suyo fue un mandato de intentos frustrados y sin resultados. Se cierra este punto con el compromiso del alcalde, Sr. Su?rez Barcia, de redactar un pliego de condiciones para estudiar la viabilidad de este proyecto, tan necesario para Ribadeo.
Por fin, llegados al punto final de ruegos y preguntas, es otra vez el Sr. Rivas el que, sin se?ales de desaliento y en un alarde de control de la acci?n de gobierno del BNG, tom? de nuevo la iniciativa y present? un sin fin de preguntas y ruegos, encaminados todos ellos a subsanar los muchos defectos de gesti?n observados por ?l. Enumerarlos todos aqu? exceder?a los l?mites de este espacio. Y no quiero terminar sin aludir a la petici?n del PP de que se retome el arreglo de la Torre de los Moreno, antes de que sea demasiado tarde.
No debo terminar este comentario sin aludir, una vez m?s, a la habilidad con la que el alcalde, moderador de los plenos, conduce las intervenciones de los concejales, con respeto y buenas formas, acertando siempre a suavizar los posibles exabruptos de algunas intervenciones y creando un clima ?ptimo para la toma de acuerdos y el destierro de la crispaci?n.-Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario