Viernes, 05 de febrero de 2010

LA CONTINUIDAD DEL ISM EN RIBADEO

           Como los perros que, latrante uno, latrant confestim omnes, los representantes de los partidos políticos de Ribadeo, en su lucha reivindicativa por un colectivo en la que nadie quiere quedar descolgado por aquello de los votos, andan estos días obsesionados por la defensa del colectivo de afiliados del ISM. Y ante el rumor de la supresión de este ente en la localidad proclaman con todas sus fuerzas sus reivindicaciones hacia este colectivo exigiendo la permanencia de la Delegación Local del ISM en Ribadeo. No vaya a ser que se les acuse de inoperancia y pasividad, como pasó en otros tiempos pasados cuando se llevaron el Juzgado de esta villa y tengan que pagar las consecuencias en las urnas.

            Y al hacerlo demuestran todos ellos una ignorancia supina de los Pactos de Toledo, aprobados en el Pleno del Congreso de los Diputados el 6 de abril de 1995, en los que, para lograr una más eficaz racionalización del sistema económico de la Seguridad Social y para garantizar el futuro económico del Sistema en un Estado en donde el sostenimiento de las autonomías y los demás privilegios de los políticos consume toda la nata del cántaro, se proclama la integración de los cinco regímenes especiales (el Agrario, el de Autónomos, el de Empleadas de Hogar, el de la Minería del Carbón y el de Trabajadores del Mar) en sólo dos, el Régimen General de la Seguridad Social y el Régimen de Autónomos.

             En los mencionados Pactos de Toledo se acordaba “reducir de manera gradual el número de regímenes actualmente existentes y lograr la plena homogeneización del sistema público de pensiones, de manera que a medio y largo plazo todos los trabajadores y empleados queden encuadrados o bien en el régimen de los trabajadores por cuenta ajena o bien en el de los trabajadores por cuenta propia, recogiendo, no obstante, las peculiaridades específicas y objetivas de los sectores marítimo-pesquero y de la minería del carbón, así como de los trabajadores eventuales del campo.”

             Así, pues, ante la depresión económica experimentada en tiempos del gobierno de Felipe González, los pasos acordados en ese pacto tienen por objetivo ir reduciendo los distintos regímenes de la S. Social para evitar que el Sistema de la S. Social tenga que soportar el gran peso del déficit que suponen y de las deficiencias que representan el resto de los regímenes especiales. Unos regímenes que, aun cuando tengan ciertas particularidades específicas, como es el caso del ISM, no impiden que su gestión pueda ser llevada a cabo por el INSS, con el consiguiente abaratamiento de los costos en la gestión.

             Muchas de las competencias específicas que hasta ahora tenía el Instituto Social de la Marina, como las hospederías, la formación profesional, los servicios sociales, las guarderías, la sanidad, el empleo, etc, han sido ya transferidas a las correspondientes Autonomías. Y algunas funciones que aún quedan por transferir, como son los reconocimientos previos al embarque, el reconocimiento de las diversas prestaciones y algunas otras, no representan ningún obstáculo para ser desempeñadas por otros organismos, como el Sergas, el INSS o Educación, etc. con el consiguiente abaratamiento de costos.

            Y llegando a lo concreto, ¿qué funciones desempeña actualmente la Delegación de Ribadeo? Absolutamente ninguna que no pueda ser desempeñada por la Agencia del INSS: afiliación, altas y bajas de trabajadores y empresas, gestión de la incapacidad temporal y pensiones. Unas funciones que se pueden gestionar desde la Agencia del INSS sin causar prejuicio algunos a los trabajadores del mar.

            Ese es el objetivo de los Pactos de Toledo: optar por una gestión más racional y menos gravosa para el sostenimiento del Sistema. En resumen, se trata de adelgazar la Administración en aras de una mayor rentabilidad y viabilidad del Sistema hacia el futuro y de una menor carga impositiva a los contribuyentes. Pero pedirles a los responsables políticos de Ribadeo adelgazamiento de la administración y ahorro de los recursos es como pedirle peras al olmo. Los hechos de la gestión de los últimos gobiernos, independientemente de su color político, demuestran su incapacidad para hacerlo. Y es así como España marcha directa hacia el precipicio, haciéndose realidad aquella famosa profecía de aquel lider socialista de tiempos del inolvidable de Felipe González que, coreado por el pueblo, afirmaba que “a España no la conocerá ni la madre que la parió”. Una profecía que hoy se hace realidad con sus más de cuatro millones de parados y el futuro de las pensiones en el aire.

             Una actitud correcta por parte de nuestros políticos ante la noticia de la supresión del ISM debiera ser pedir el urgente traspaso de las funciones de la Delegación Local del ISM de Ribadeo a la Agencia del INSS, en donde el colectivo del mar pudiera ser atendido sin tener que desplazarse a otra localidad, con el fin de adelgazar la administración y asegurar el futuro de nuestro Sistema de Seguridad Social. Como tantas veces he reclamado en mis artículos de opinión, una buena administración debe evitar las duplicaciones de los servicios en aras del ahorro y del bienestar de los ciudadanos.- José Mª Rodríguez


Comentarios

Añadir un comentario