Mi?rcoles, 19 de mayo de 2010

?NUEVO ESCENARIO POL?TICO EN RIBADEO?

            Todo empezó hace casi un año cuando los grupos de la oposición le impusieron al alcalde, Fernando Suárez, la condición de distribuir entre los funcionarios la famosa bolsa de 68.000 euros. Una suma destinada a mitigar los agravios comparativos y a acallar las protestas surgidas con ocasión del famoso y generoso convenio del ex alcalde, el Sr. Pérez Vacas. Un convenio que los sindicatos todavía insistían en potenciar a la suba, sin tener en cuenta las circunstancias por las que se atraviesa. Unos sindicatos que, viendo como les pueden venir dadas ahora, arrepentidos ahora suplican poder aceptar las propuestas de la alcaldía

            Pero era la condición, sine que non, que la oposición le ponía al alcalde para aprobar los pasados presupuestos. Y el alcalde, cediendo entonces a sus pretensiones, se comprometió a hacer algo en lo que no creía por considerarlo injusto e inmoral, como era el reparto lineal del dinero, y a lo que se opuso todo a lo largo de las pasadas negociaciones con los sindicatos: entregar más dinero a los trabajadores, sólo por la cara bonita, sin ninguna contrapartida basa en la productividad y otros valores que redundaran en beneficio del concejo. Una laudable decisión, sobre todo en estos tiempos de crisis, pero que trajo como consecuencia la venganza de los partidos de la oposición en el pleno de ayer.

            El pleno de los Presupuestos del año 2010, que presentó el alcalde para su aprobación, y que toda la oposición rechazó de plano, no tanto por la disconformidad con algunos capítulos contenidos en el, sino sobre todo por el incumplimiento del compromiso adquirido sobre la distribución de la bolsa de los 68.000 euros. Hasta tal punto que alguno de los grupos políticos, como el PP, ni siquiera entró a analizar el contenido de los Presupuestos, porque no le resultaron creíbles las promesas del alcalde.

            Un rechazo que demuestra que los políticos de la oposición están más preocupados por su futuro político que por el beneficio del concejo de Ribadeo, pues esta negativa a aprobar el Presupuesto, haciéndolo depender de una cosa tan nimia como es el reparto de unos 68.000 euros, implica para el concejo la renuncia a poder hacer ciertas obras, como la ejecución de los nichos nuevos, el saneamiento de Vilaselán, el polideportivo de Cubelas y otras obras y servicios que están sujetos a las aportaciones municipales y la cración de un fondo de garantía social destinado a los colectivos que no puedan participar de ciertos servicios municipales, como la escuela de música o la piscina.

            El alcalde, con un gobierno en minoría que sospechaba la reacción negativa de toda la oposición, traía preparada una nueva estrategia nunca utilizada en el concejo de Ribadeo: presentar la cuestión de confianza.

            A partir de este nuevo escenario, desconocemos qué futuros acontecimientos vamos a vivir en el escenario político de Ribadeo, a un año de las próximas elecciones. ¿Se volverán a presentar nuevamente los Presupuestos? ¿Podrá ponerse de acuerdo la oposición para presentar un candidato a alcalde? Parece difícil. Toca esperar y ver cómo se desarrollan los próximos acontecimientos. Pero todo parece indicar que el próximo viernes, día 21 de mayo, el alcalde presentará la cuestión de confianza. Si se la otorgan, con ella otorgan la aprobación de los Presupuestos. Si se la deniegan vendrán obligados los grupos de la oposición a presentar un candidato a alcalde que obtenga mayoría absoluta en votación plenaria. Una combinación que, dada la composición de los 3 grupos de la oposición, parece difícil, aunque,  como sabemos desde que Enrique IV dijo aquello de que “París bien vale una misa”, en política todo es posible. Si, rechazada la cuestión de confianza, no presentaran ningún candidato a la alcaldía, los Presupuestos quedarían aprobados automáticamente y la confianza otorgada.

            En cuanto a los Presupuestos, tengo la impresión de que el gobierno que los elaboró no tomó conciencia de la realidad en que vivimos actualmente. Siguen conteniendo innumerables apartados de gastos, que renuncio a enumerar aquí, que son demasiado suntuosos y completamente prescindibles para la situación actual. No tenemos el gobierno que Ribadeo necesita en estos momentos de crisis. No seré yo quien les tache de holgazanes, pues en cuando a trabajo y dedicación los hubo peores y mejores. Pero siguen ignorando la situación en que vivimos y la que nos espera en el futuro, sino los gestores de todos los estamentos de la nación, incluida la municipal no cambian radicalmente de actitud.- José Mª Rodríguez


Comentarios

Añadir un comentario