Domingo, 09 de octubre de 2011

GRIETAS EN EL CONSISTORIO DE RIBADEO

           Los análisis de los Presupuestos Municipales del presente año hechos por algunos partidos de la oposición han hecho saltar estos días a la palestra informativa el delicado tema del sostenimiento y viabilidad dela EscuelaMunicipalde Música y Danza de Ribadeo. Y digo delicado tema porque, sin duda que hay mucha gente, como yo mismo, interesada en el cultivo de las bellas artes, una de las cuales es la música. Y aunque éste sólo es un exponente más, entre otros muchos, de la peligrosa deriva por la que camina la gestión del Concejo de Ribadeo desde hace ya varios mandatos, es en estos graves momentos de crisis cuando algunos de los grupos de la oposición manifiestan abiertamente su posición crítica relativa a la peligrosamente agravada deriva que se está siguiendo en la actual gestión municipal, no sólo en la gestión relativa al personal del concejo, sino también al futuro dela EscuelaMunicipal.Lo ha hecho antes, acertada e insistentemente, el PSOE con relación a la nefasta e insostenible política de personal y es ahora el PP el que manifiesta su oposición a la actual grave carga que para el concejo suponela EscuelaMunicipalde Música y Danza, en base al argumento de que se ha hecho “inviable económicamente”. Una manifestación esperada desde hace ya mucho tiempo por quienes asisten estupefactos y en silencio a la alarmante huída hacia adelante por donde camina la gestión municipal de este concejo.

            Y esta peligrosa deriva de la actual gestión municipal no es más que el resultado de pretender ignorar los verdaderos objetivos y funciones que le corresponden desempeñar al concejo, que no son otros que ofrecer a los contribuyentes los servicios esenciales para asegurar el funcionamiento de una comunidad humana. Todos los demás servicios de lujo de que hoy se ocupa el concejo, y lo digo con todo el respeto que la cultura y las llamadas bellas artes me merecen, son prescindibles por innecesarios y superfluos, tanto más cuanto que pertenecen al ámbito y competencia de otras administraciones o de otros entes privados que puedan ocuparse de su gestión, sobretodo en estos graves momentos de crisis en los que debe imponerse la austeridad en el gobierno. 

            En concreto,la Escuelade Música supone un gasto para el concejo de unos 365.000 euros, mientras recauda 55.000 euros por concepto de matrículas. El concejo, es decir, nosotros los contribuyentes nos vemos, pues, en la necesidad de aportar la diferencia, unos 310.000 euros, es decir, más de51.579.660 Pts. Una enorme cantidad que recae sobre los hombros de los contribuyentes ribadenses y que no sólo no entra dentro de lo que son las funciones propias de la gestión de un Ayuntamiento sino que sobrepasa con mucho sus posibilidades económicas normales. En todo caso, repito, el cultivo de la música, como el de todas las artes y ciencias, correspondería más bien al Ministerio de Cultura, a los propios interesados o a cualquier empresa privada que se proponga esos fines.

            Intentar justificar su existencia, como hace el alcalde, en base al falso argumento de su necesidad como soporte de la banda municipal de música, de cuyos alumnos se nutre, no es una razón convincente. La existencia de bandas de música en este tipo de villas, como Ribadeo, Mondoñedo o Viveiro, y aún en pequeñas aldeas, como Vidal o Vilapena que han tenido famosas bandas de música en tiempos pasados, nunca ha dependido de la existencia de una escuela de música, sino del esfuerzo y la afición de los propios vecinos y el apoyo de los concejos que las patrocinaban para amenizar sus fiestas y celebraciones.

            ¿Es viable y conveniente el antiguo proyecto del PP de convertirla Escuelade Música en un Conservatorio? Aunque no son tiempos de multiplicar los servicios culturales, sino más bien de concentrarlos, es una posibilidad a analizar en el futuro, siempre que su funcionamiento no afecte negativamente ni a la energía humana ni a la economía del concejo.

            Y no es éste el único problema que amenaza la solidez financiera de nuestro concejo. Son otros muchos y variados servicios innecesarios, talleres y actuaciones que, como si de un pequeño estado independiente y autosuficiente se tratara, agobian el edificio de las finanzas municipales cuyas grietas ya se empiezan a detectar. Intentar invertir los fondos municipales en actuaciones y decisiones destinadas a alimentar este mercadeo de votos en que se ha convertido la política de inversiones del concejo de cara a lograr perpetuarse en el consistorio es lo que nos ha llevado a esta situación. No es el mejor alcalde el que hace mucho, sino el que lo hace bien lo necesario para los intereses de la comunidad vecinal.

            La administración local de este concejo, con su presidente al frente, ha empezado a recorrer un camino cuyo destino final, al igual que en la antigua Grecia, es constituirse en una ciudad-estado, dotada de todos los servicios e instrumentos necesarios para la existencia y el gobierno de una sociedad independiente. Un pequeño estado, con amplios y variados servicios para su desarrollo vital, con sus gabinetes ministeriales correspondientes para, a través de sus muchos talleres y escuelas, oficinas de información y colocación, talleres de formación, cultura y gimnasia de mantenimiento que da muchos votos, arte y deporte, agricultura y pesca, servicios de alimentación, ocio y turismo, ferias y mercados, asesoramientos jurídicos a ciertos colectivos discriminados, etc., en una palabra, todo aquello que un estado modélico debe asegurar a sus súbditos. Una errónea deriva que ha ocasionado que los contribuyentes tengan que hacer frente a tres Estados con sus impuestos: el Estado Centran, el Estado Autonómico y el Estado Local. Pero esos tiempos de la antigua Grecia han sido superados por la historia hace ya muchos siglos. Sobrevivir en estos tiempos significa compartir las cargas unificando servicios que hagan posible la viabilidad económica de nuestro concejo. Pretender cargar sobre los exhaustos hombros de los vecinos contribuyentes los costes de estos servicios innecesarios que actualmente gestiona el concejo es un grave abuso de gestión que sobrepasa las posibilidades económicas de los contribuyentes, sobre todo, cuando se hace a costa de ignorar y abandonar otros servicios fundamentales, como es la atención a los ancianos necesitados de residencia que se ven obligados a desplazarse a pasar sus últimos días y a morir lejos de su tierra y de sus seres queridos y amigos.

 

 

           


Comentarios

Añadir un comentario
  • Fecha: Domingo, 09 de octubre de 2011
  •  | 
  • Hora: 18:47

Autor: agremon

Coido que non sería mala cousa complementar o gasto con máis ingreso: <a href="http://im-pulso.blogspot.com/2011/10/la-economia-sumergida-mueve-en-e spana.html">no blog Im-pulso</a>