Viernes, 09 de junio de 2006

DEDICACI?N DEL NOMBRE DEL AUDITORIO

UN NOMBRE PARA EL AUDITORIO MUNICIPAL

Todos los pueblos tuvieron sus pr?ceres. Personas que, en los diversos campos de la actividad humana, han destacado por sus nobles y generosas aportaciones a la comunidad. Personas, dignas del aprecio y reconocimiento del pueblo, a quienes se suele honrar con la dedicaci?n de placas conmemorativas, bustos, nombres de calles o dependencias para que sus nombres se perpet?en en la memoria de todos.
Ribadeo no es una excepci?n a esta regla. Su reciente historia pasada brill? con la dedicaci?n y el trabajo de muchos de sus hijos que destacaron en los diversos campos de la actividad humana, artes, ciencias o letras, y que hoy merecen, junto con nuestro agradecimiento y nuestro recuerdo, ser proclamados y propuestos a los ciudadanos como modelos a imitar. A la hora de poner nombre al Auditorio Municipal de Ribadeo pretende el gobierno local dedicarle su nombre al que fue destacado impulsor de la cultura musical en Ribadeo, Hern?n Naval. Todos sabemos de los esfuerzos de esta persona, en el campo de la educaci?n musical, para devolver a Ribadeo su antiguo esplendor y prestigio. Durante los pocos a?os que desempe?? su trabajo entre nosotros, dirigi? la Escuela de M?sica y la Banda Municipal, con mucha entrega y esfuerzo. Suficientes razones, sin duda, para que su nombre pueda figurar, con todo derecho, como distintivo de estas dos entidades.
Pero no se ha de olvidar, tampoco, que Ribadeo tuvo otras insignes y muy destacadas figuras, en cualquiera de las diversas actividades humanas. Personas que, a veces sin inter?s econ?mico alguno, dedicaron toda su vida a enriquecer la vida cultural de Ribadeo. Personas que dejaron una huella profunda en este pueblo y que hoy merecer?an, con m?s derecho, quiz?s, ser recordadas por los ribadenses, con la adjudicaci?n de su nombre al Auditorio. A Carlos ?lvarez Fern?ndez-Cid, por ejemplo, distinguido music?logo, muy conocido en los medios m?s prestigiosos de la cultura polif?nica, le sobran m?ritos para perpetuar su memoria entre nosotros con la dedicaci?n del nombre del Auditorio. Su val?a art?stica y su trabajo en nuestra villa est? fuera de duda. Tuve el honor de ser testigo de las manifestaciones sobre la val?a art?stica de Carlos Cid, hechas por el P. Samuel Rubio, gran music?logo del monasterio de El Escorial, a donde Cid sol?a acudir con frecuencia a perfeccionar sus conocimientos musicales con la investigaci?n y el contacto con los grandes maestros de la polifon?a. Y el pueblo es testigo de como, durante toda su vida, y de forma altruista, dedic? sus esfuerzos al cultivo de la cultura musical en nuestra villa, logrando que ambos nombres, Carlos Cid y Ribadeo, sonaran al un?sono en muchos rincones de Espa?a.
Pero la l?gica con la que se desarrollan los acontecimientos no tiene nada que ver con la objetividad de las cosas. Hoy son los intereses pol?ticos los que imponen sus reglas y se aprovechan de todo para sus objetivos. Y lo que est? pasando en Ribadeo a la hora de dar nombre al Auditorio no es una excepci?n . Pero el inter?s general demanda otra forma de hacer las cosas, m?s objetiva y respetuosa, sobre todo, al tratar ciertos temas, en los que entran en juego los sentimientos del pueblo. Esperemos que la cordura y el sentido com?n se impongan para darle a cada uno lo suyo. A Carlos Cid el nombre del Auditorio y a Hern?n Naval el nombre de la Escuela de M?sica y de la Banda.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario