Mi?rcoles, 28 de junio de 2006

RIBADEO, SUS ENCANTOS Y SUS CARENCIAS

RIBADEO, SUS ENCANTOS Y SUS CARENCIAS

La villa de Ribadeo, y lo mismo todo su entorno y su comarca, goza, desde tiempos pasados, de la admiraci?n y el apego de cuantos se acercan a ella. Mucha gente la elige como destino de sus vacaciones. Otros muchos no escatiman esfuerzos para hacer de ella su residencia. Y todos los que viven en sus cercan?as la prefieren como destino para pasar en ella sus horas de ocio. El poder de atracci?n que ejerce sobre la gente es innegable. ?Por qu?? ?Qu? encantos tiene esta villa?
Situada en un paraje privilegiado, equidistante entre Oviedo y A Coru?a, o entre Gij?n y Ferrol, es el eslab?n que une a dos importantes comarcas, que, al mismo tiempo, la comparten, recordando aquellos tiempos lejanos en los que esta villa era la capital de un condado, el condado de Ribadeo, que llegaba hasta las orillas del Navia.
?Qu? tiene, pues, esta villa que tanto seduce a la gente? Una hermosa r?a, aun no destrozada del todo, que ejerce una enorme atracci?n sobre la gente que la visita. El antiguo prestigio de su comercio, tan relevante y competitivo. Los edificios se?oriales que adornan sus calles, muchos de ellos de estilo indiano. Los bellos entornos que rodean la villa, como el monte de Santa Cruz o el Cargadoiro, con sus bellos paisajes y sus espacios de esparcimiento y de ocio. Y, sobre todo, la idiosincrasia de sus habitantes, gente agradable y cordial, que acepta a los forasteros como si fueran de casa. Todos estos, y otros muchos, son valores con los que los visitantes y residentes se identifican y se sienten c?modos en Ribadeo.
Pero, tampoco se puede ignorar que esta villa tiene carencias. Ciertos servicios que necesita tener con urgencia. Y es aqu? en donde entra en juego la gesti?n del gobierno local. Estamos hablando de una villa de la que todo el mundo se siente orgulloso. Pero no lo parecen estar los regidores que hoy la gobiernan, que, con sus actitudes de pasotismo y su mala gesti?n, no est?n a la altura esperada.
Subsanar las carencias que esta villa padece no es f?cil tarea. Son muchas cosas las que se necesitan para Ribadeo; y su prioridad es siempre opinable. Pero cabe se?alar algunas que es urgente solucionar para que la gente que vive en esta villa, y los que se acercan a ella, puedan disfrutar de una vida mejor.
Un dise?o de circulaci?n, l?gico y bien estudiado, que facilite un c?modo acceso a su comercio y locales de ocio, con suficientes aparcamientos. Unos parques y zonas de esparcimiento, con buena iluminaci?n, y hasta con su fuente de juegos de agua, en donde pasar las horas de ocio. Unas calles m?s anchas, en las que penetre la luz del sol para hacer m?s alegre la vida. El poder disfrutar de una vida nocturna, sana y sin alteraciones del orden. Unas viviendas sociales para que la juventud pueda planificar su futuro. Un geri?trico para acoger a tanta gente mayor necesitada. Una villa m?s limpia, con las fachadas de sus casas pintadas, las calles sin charcos de agua, reparados los canalones, y con una imagen m?s atractiva. Una villa que nos pueda ofrecer una vida m?s humanizada.
Y frente a este vertiginoso e incontrolado desarrollo urban?stico que la est? invadiendo, se impone un crecimiento l?gico y sostenible. Pues no se trata, tampoco, de convertir de repente a esta villa en una populosa ciudad. Las aglomeraciones de poblaci?n y el crecimiento desmesurado nunca fueron sin?nimo de bienestar. La calidad de vida no depende de eso. ?No ser? hora de poner freno a tanto crecimiento innecesario, descontrolado y puramente especulativo? Nos estamos dejando arrastrar por la corriente del desarrollo a toda costa, sin pararnos a analizar lo que m?s conviene al futuro de nuestra villa. Lo importante es hacer dinero, dicen algunos. Pero, ?a costa de lo mejor que tenemos? Una pregunta que dejo en el aire para la reflexi?n de los lectores y ribadenses.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario