Domingo, 09 de julio de 2006

PARTICIPACI?N CIUDADANA EN LA VIDA POL?TICA

ALCALDE POR LA GRACIA DE DIOS

A los clamores de las asociaciones y plataformas de los ciudadanos, en demanda de informaci?n sobre expedientes de obras de gran trascendencia para la villa, como son las de las reformas del parque y otras, responde el alcalde, airado y desafiante, que se atengan estos colectivos a lo que marcan las normas y se informen en los tablones de anuncios del ayuntamiento. Y en eso es tajante y sin concesiones. ?El que no est? contento que no me vote?, contesta el alcalde cuando alguien le pide explicaciones sobre determinados temas. Pero, ?es esa la participaci?n ciudadana que ofrec?a el alcalde al pueblo de Ribadeo?
Participaci?n ciudadana es facilitar a la gente, de la forma que se considere m?s eficaz, la oportunidad de opinar y participar en la toma de decisiones que, en temas de cierta importancia, ha de adoptar el gobierno local, buscando un mayor consenso y seguridad de acierto, en las decisiones que se van a tomar. Esa es, y no otra, la participaci?n ciudadana, activa y efectiva, que el alcalde nos promet?a en su programa y en sus m?tines electorales.
A esa participaci?n se refer?a cuando en su discurso de toma de posesi?n de la alcald?a, dec?a al pueblo de Ribadeo: ?Quero? unha vila onde a xente poida opinar e discrepar e se lle atendan as raz?ns a os que as te?an?. Los hechos nos confirmaron que estas palabras no eran m?s que gestos para la galer?a, dedicados a seducir a los incautos. ?C?mo podr?n opinar y discrepar los ciudadanos, y exponer sus razones, si no tienen la oportunidad de ser o?dos, ni consultados, ni tener acceso a la informaci?n?
Y, ?qu? se hizo de la transparencia, tantas veces proclamada y prometida por ?l? Alguien podr?a argumentar que no es necesario contar con el pueblo, porque ya est? representado por los concejales. Y es cierto que los concejales representan al pueblo. Pero no son el pueblo. Y el pueblo necesita conocer lo que pasa, para no vivir en la ignorancia y en la sospecha, como en Nigr?n. Y saber lo que se hace con su dinero. ?Qu? se pretende ocultar, gobernando de espaldas al pueblo, y sin compartir, incluso, sus decisiones con la oposici?n, que representa, tambi?n, y en medida importante, a la voluntad popular?
Se aferra, el alcalde, a supuestos principios legales para acogerse a las normas m?s restrictivas y justificar as? sus actitudes. El mandato de gobernar, recibido en las urnas, es para ?l la raz?n suprema en la que siempre se escuda para justificar su conducta. Y las urnas son buenas. Pero no son garant?a de acierto en las decisiones. Dispone el alcalde de un mandato que nadie le niega. Pero eso no quiere decir que, en nombre del pueblo pueda hacer lo que se le antoje, aunque la ley se lo permita, ni debe ser una disculpa par caer en actitudes absolutistas. El contrato social de gobierno, que suscribi? con el pueblo en las elecciones, le obliga a contar con el pueblo constantemente en la toma de decisiones. No se trata de que, durante cuatro a?os, pueda hacer lo que quiera y luego presentarse a la rev?lida al final del mandato. Y eso es lo que hace gobernando a su capricho sin tener en cuenta las opiniones del pueblo. Una actitud imperdonable en un gobierno socialita que se proclama de izquierdas y de progreso.
?Y qu? responsabilidad le cabe al BNG, su socio de gobierno, en esta conducta? No lo creemos exento de culpa, despu?s de avalar con su apoyo estos comportamientos. En su art?culo publicado en La Comarca del Eo, en fecha 8 de julio, titulado ?O Momento da Cidadan?a?, su autor, Farruco Gra?a, pide la participaci?n de los ciudadanos con el BNG, diciendo que ?? ? o momento da cidadan?a, continuamos coas portas abertas para recoller todo tipo de xugesti?ns que enriquezan o noso proxecto de vila, de comarca, de pa?s.? Y a?ade seguidamente ??? o momento da cidadan?a, d?moslle o protagonismo. Con transparencia?Como fixemos sempre.? ?Est? ofreciendo la participaci?n ciudadana en el gobierno al final ya del mandato ? ?a buenas horas mangas verdes! - o pidiendo el apoyo de los ciudadanos para las pr?ximas elecciones? Cuando dentro de poco se presente a examen, el pueblo emitir? su veredicto, no cabe duda. Pero se habr?n perdido cuatro preciosos a?os en la b?squeda de soluciones para los problemas de Ribadeo y una gran oportunidad de instaurar ?otra forma de ser y otra forma de gobernar?, como, tan enga?osamente, nos prometi? en su programa.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario