Domingo, 15 de octubre de 2006

OTRA PISCIFACTOR?A EN RIBADEO

OTRA PISCIFACTOR?A EN RIBADEO

El hasta ahora virgen litoral del concejo de Ribadeo es como el panal, lleno de rica miel, al que los promotores y empresarios, ?vidos de hincar sus garras en ?l para convertirlo en dinero, acuden, como las moscas de Quevedo, para saciar en ?l su apetito.
Fue la costa rinlega la primera v?ctima de este ataque, con la pretendida ubicaci?n de la piscifactor?a de Acuinor. Hoy se encuentra parada cautelarmente por decisi?n judicial. Ahora le toca el turno a Pi?eira con la industria que Insui?a pretende ubicar en su litoral.
No se dirige esta cr?tica contra la ubicaci?n de industrias en nuestro concejo. Ni tampoco lo hace contra quienes pretenden mejorar su fortuna negociando su patrimonio. Y mucho menos contra aquellos que aspiran a un puesto de trabajo en su localidad. Todos ellos tienen derecho a mejorar su fortuna y a buscar su felicidad. Se dirige, m?s bien, esta cr?tica contra quienes anteponen el inter?s particular y privado al inter?s general, al cuidado y la protecci?n del medio ambiente y del patrimonio com?n.
La ubicaci?n de la piscifactor?a en el litoral de Pi?eira presenta ciertos matices que deben ser cuidadosamente tenidos en cuenta por quienes tienen asumida la responsabilidad de velar por el control de los valores medioambientales y culturales. Voy a citar algunos aspectos que, entre otros posibles, deben ser seriamente analizados por quienes tienen asignada tal competencia, antes de que sea demasiado tarde.
Se pretende situar esta industria entre dos espacios ya protegidos de Rede Natura: el LIC de ?As Catearais? y la Zona ZEPA de la R?a de Ribadeo. Ese espacio intermedio, tan importante como los otros dos, y en donde se pretende ubicar esta industria, forma con ellos una unidad paisaj?stica, de singular belleza, y debe gozar de similar protecci?n . Parece sumamente grave el hecho de que esta industria no disponga de una depuradora para el tratamiento de los residuos que van a ir a la mar. Un simple sistema de filtrado de residuos s?lidos de que est? dotada, no parece suficiente para la depuraci?n de sus vertidos. Los productos qu?micos de desinfecci?n y tratamiento sanitario, que se van a utilizar para la desinfecci?n y lavado de tanques y conducciones de agua, ir?n a la mar sin tratar, ocasionando con ello tal contaminaci?n que puede afectar a toda clase de peces y mariscos, tanto en la costa como, posiblemente, en la r?a de Ribadeo. La contaminaci?n parece, pues, asegurada.
No es menos grave la repercusi?n que puede tener, tanto la escasa longitud ? s?lo 148.52 metros - del emisario que vierte los residuos en la mar, como su posici?n dirigida hacia el nordeste. Esta posici?n, favorecida por las corrientes mar?timas, que en esa zona van de oeste a este, pueden arrastrar los residuos en direcci?n nordeste y acabar entrando en la r?a de Ribadeo, con la consiguiente contaminaci?n de sus aguas.
Y no es de menor importancia el hecho de que la ubicaci?n prevista de esta industria va a afectar a una parte importante de la franja de protecci?n del Castro de As Grobas, a?n sin excavar. Inexplicablemente, no se incluye en el expediente b?sico de esa industria ning?n estudio arqueol?gico de esa zona, como es preceptivo. No pueden, pues, descartarse da?os irreparables para este castro, tanto durante el per?odo de ejecuci?n de las obras, como despu?s, si no se toman las medidas de protecci?n adecuadas. Es urgente fijar y se?alizar los deslindes de protecci?n del per?metro del castro y delimitarlo con una franja de seguridad suficiente, antes de que empiecen las obras, para protegerlo de las m?quinas y evitar cualquier atropello irreparable. Todo ello sin descartar las oportunas catas en la franja de protecci?n para evaluar su importancia. Esperemos que la Delegaci?n Provincial de Cultura, Comunicaci?n Social e Turismo tome las oportunas medidas a tiempo para salvar y proteger este bien arqueol?gico. Y de las autoridades locales se esperan las actuaciones correspondientes para que no haya lamentaciones tard?as- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario