Domingo, 31 de diciembre de 2006

GOBERNAR IMPROVISANDO EN RIBADEO

GOBERNAR IMPROVISANDO

Los programas electorales de los pol?ticos no gozan hoy de ning?n cr?dito entre la gente. Ni se cree en ellos ni se les da importancia. De hecho, casi nadie los lee. Y ello es as? porque la gente sabe que casi nunca se cumplen. Hay a?n quien va m?s lejos, como Tierno Galv?n, cuando afirmaba que los programas se hac?an para no ser cumplidos. Son aquellos pol?ticos que ya saben de antemano que no los van a cumplir, porque s?lo los utilizan para enga?ar a los electores. Pero los programas pol?ticos, no s?lo son necesarios, sino que son el ?nico medio que tienen los ciudadanos para saber qu? piensan hacer los pol?ticos, si llegan a gobernar, con cosas tan importantes como es la vivienda, el urbanismo, la seguridad ciudadana, las infraestructuras, la participaci?n ciudadana o los impuestos. Temas que a ning?n ciudadano le pueden ser indiferentes.
El PSOE de Ribadeo, con su candidato a alcalde a la cabeza, ten?a un programa electoral en el que los electores creyeron y le dieron su apoyo para gobernar y sacarlo adelante. Pero el hoy alcalde de Ribadeo era el ?ltimo que cre?a en su propio programa. Lo abandon? al d?a siguiente de alcanzar el poder para iniciar un nuevo modelo de gesti?n: la improvisaci?n. Improvisando empez? su mandato e improvisando contin?a en la actualidad, intentando, mediante la improvisaci?n, abordar la soluci?n de los problemas que le marcan los avatares de la vida diaria. Est? a verlas venir y hacer realidad el adagio popular que dice: vengan d?as y caigan bollos.
?O no es improvisaci?n la tan proclamada renovaci?n de la calle de San Francisco que vierte sus aguas en la de Villafranca del Bierzo, formando un r?o los d?as de lluvia, por la mala ejecuci?n de su piso y de los sumideros?
?Qu? fue, sino, m?s que una improvisaci?n el cambio de actitud del alcalde al apoyar los rellenos de la r?a contra la promesa hecha en su programa?
Improvisaci?n fue, tambi?n, su apoyo al convenio de los funcionarios despu?s de prometer en su programa la ?moderaci?n en los gastos corrientes, sueldos y dietas de los cargos p?blicos?. Un convenio que supuso una grave discriminaci?n entre los funcionarios y que es escandalosamente lesivo para el concejo.
Improvisaci?n fue el extra?o hermanamiento que hizo con los franceses de la Breta?a, que nada aporta a Ribadeo, pues son dos pueblos que ni siquiera se entienden. S?lo sirve para las excursiones de unos cuantos privilegiados con el consiguiente gasto para el concejo. ?O no, pueblo de Ribadeo?
El rid?culo castro de imitaci?n montado junto a la oficina de turismo es otra improvisaci?n. Un juego m?s, carente de sentido. Ribadeo ya tiene su castro de As Grobas, uno de los m?s importantes de la provincia, pendiente de proteger y recuperar.
Los programas de Risoterapia, es otro de los juegos con los que nos sorprende el alcalde. Muy conveniente, eso s?, para que la gente pueda combatir el estr?s provocado por la subida de impuestos y recuperar la alegr?a perdida.
La Ordenanza sobre la Inspecci?n T?cnica de Edificios es otra improvisaci?n hecha con el fin de dar imagen de actividad, aun sabiendo que no se iba a cumplir.
Y mientras el tiempo perdido pasa inexorable, sigue el alcalde improvisando. Unas veces haciendo fuentes y castros, o inventando ascensores para poder pasear con su maleta por Europa adelante, acompa?ado de su s?quito de funcionarios.
Toda su gesti?n de gobierno est? siendo una carrera de improvisaciones que lo convierten en el peor alcalde de los ?ltimos tiempos, en los que nunca se sabe lo que va a suceder ma?ana o cual va a ser el futuro de Ribadeo. - Jose M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario