Lunes, 01 de enero de 2007

LA NUEVA CLASE POL?TICA

LA NUEVA CLASE POL?TICA

El ejercicio de la pol?tica como soluci?n personal. Es la idea de muchos que se dedican a ella en nuestros concejos. De ah? a la corrupci?n hay s?lo un paso. Y la especulaci?n del ladrillo la favorece. No conlleva los riesgos que supone el atraco a mano armada. Queda m?s fino y no se nota. Est?n convirtiendo nuestros concejos en un mercado en donde todo se vende y se compra, a costa de los vecinos. Son muchos los que han perdido el rubor y la conciencia de lo honesto. Y en su mundo no tienen cabida los que no piensan as?. El b?blico plato de lentejas sigue estando de actualidad. ?Qu? distintos son de aquellos otros que en tiempos pasados los precedieron!
En su af?n de protagonismo, y para perpetuarse en los cargos, se embarcan en una fren?tica actividad haciendo cosas intrascendentes, m?s propias de asociaciones privadas. Una alocada carrera de actividades superficiales, como talleres de risoterapia, taykondo, gimnasia de mantenimiento, cursos de tapas o cortos de cine. Entre las infladas plantillas de trabajadores que, unos tras otros, van colocando en los consistorios y estos programas de exhibici?n, las arcas municipales quedan exhaustas. Es su forma de hacer mercado. Las infraestructuras y la cobertura de las necesidades primordiales del concejo quedan pendientes de las subvenciones de otras administraciones. Quedan pendientes para mejor ocasi?n y para ser incluidas, como promesas, en los futuros programas electorales a desarrollar. Y el dinero no alcanza. Hay que subir los impuestos. Los vecinos callan y aguantan, nunca protestan. ??Qu? buen pueblo si tuviera buen se?or!? Y venga a hacerse la foto y contar faroladas en los medios para engatusar a los incautos, que siempre los hay.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario