Viernes, 12 de enero de 2007

DI?LOGO CON EL ALCALDE

DI?LOGO CON LOS VECINOS

Es oportuno recordar aqu? aquella propuesta electoral que hac?a el candidato a la alcald?a de Ribadeo en las elecciones pasadas. De las diez propuestas que hac?a, en la segunda promet?a a los electores una ?Participaci?n ciudadana efectiva en la administraci?n local?. Promet?a, pues, la participaci?n de los ciudadanos, tanto en su condici?n individual como, sobre todo, a trav?s de sus ?rganos representativos, las asociaciones de vecinos, en las tareas relacionadas con el gobierno local. Una participaci?n efectiva en los actos de gobierno, en beneficio de la comunidad.
En las primeras etapas de su gobierno ha habido ligeros intentos de llevar adelante estas promesas. Se acord? una f?rmula por la que las asociaciones podr?an presentar dos preguntas, fuera de pleno, para ser contestadas por los portavoces pol?ticos. Una soluci?n que nada resuelve a nivel participativo, pues no facilita la participaci?n en las decisiones del pleno, ni a?n en los asuntos que les ata?an.
Convocadas por la asociaci?n de vecinos O Tes?n, de Ribadeo, se re?ne un grupo de asociaciones del concejo para dar forma y crear una Mesa de Asociaciones con el fin de poder participar en los asuntos de inter?s p?blico con mayor fuerza. Para ello se le solicita al alcalde un calendario de reuniones peri?dicas para el estudio e informaci?n sobre los asuntos de inter?s del ciudadano. La historia de estas reuniones fue breve, apenas un a?o, ya que el alcalde desisti? de continuar el di?logo establecido con ellas.
Preguntado insistentemente el alcalde por las razones de su rechazo a reunirse con la Mesa de Asociaciones, reh?sa cualquier explicaci?n al respecto. Hace p?blica la explicaci?n de su rechazo en unas manifestaciones a la COPE, el d?a 27 de diciembre pasado, en las que afirma que no la recibe porque ?no se puede crear otro gobierno paralelo a trav?s de esa Mesa de Asociaciones?. Se ignora si estas palabras son de su propia cosecha o habla por boca de ganso. Pues se tiene la impresi?n de que los hilos de la pol?tica municipal son manejados por personas ajenas al mandato otorgado por los ciudadanos.
De esta forma tan contundente, aquel di?logo que promet?a con sus promesas de participaci?n efectiva se ha quedado en un mon?logo. Por miedo a lo que ?l llama un gobierno paralelo, que no era m?s que un di?logo sobre distintos puntos de vista para lograr un acuerdo o un acercamiento entre posturas sobre temas de inter?s municipal, para dar y recibir informaci?n en beneficio del pueblo, ?ltimo destinatario de la acci?n de un gobierno, un di?logo enriquecedor que el propio alcalde deb?a impulsar, las promesas que hizo en su programa se vieron truncadas. Del an?lisis de su actitud se deduce que la capacidad de di?logo del alcalde es nula y la de enga?ar es total, como demuestran los hechos.
De esta experiencia fallida de comunicaci?n del pueblo con sus gobernantes se deduce la necesidad de abordar este tema con valent?a pol?tica y decisi?n. Pr?ximas ya las elecciones municipales y en este momento en el que los distintos partidos que aspiran a participar en los comicios se disponen a confeccionar sus programas con sus ofertas, debe reflexionarse sobre la oportunidad y aun la necesidad de incluir en sus programas la promesa de ofrecer un Reglamento de Participaci?n Ciudadana, para que, tanto las personas particulares, como las distintas asociaciones dispongan de un cauce adecuado y fluido para su relaci?n con los ?rganos de la administraci?n local.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario