Lunes, 12 de febrero de 2007

EXAMEN AL EQUIPO DE GOBIERRNO DEL PSOE DE RIBADEO

EXAMEN AL PSOE DE RIBADEO

?Si nuestras propuestas y nuestro programa son merecedores de tu confianza y apoyo, solicitamos tu voto para hacer realidad nuestras promesas de progreso, transparencia, dialogo y honestidad en el gobierno municipal?.
Este p?rrafo formaba parte del texto de la carta insertada en el programa electoral de las pasadas elecciones municipales, firmada por el entonces candidato del PSOE, el Sr. Vacas, a la alcald?a de Ribadeo. Cuatro promesas: progreso, transparencia, di?logo y honestidad, que se quedar?an s?lo en palabras. Porque, una vez alcanzado el poder, el alcalde sigui? otro camino distinto del prometido a los ribadenses.
Hemos llegado ya al tramo final de su mandato. Se aproxima la hora de los ex?menes. Ha de dar cuenta del trabajo realizado y de c?mo lo ha hecho. Un breve recorrido por cada una de estas 10 propuestas program?ticas que, hace cuatro a?os, hizo el alcalde a los ribadenses para cambiar Ribadeo, nos va a ir descubriendo el grado de cumplimiento que cada una de ellas ha alcanzado a lo largo de su gesti?n de gobierno. Y lo que hemos descubierto, durante todo este tiempo, en la aplicaci?n de su programa, es lo que vamos a ofrecerles a Vds. en nuestros diez pr?ximos comentarios. Y a trav?s de ellos ver?n Vds. lo que entend?a el candidato del PSOE por ?otra forma de ser y otra forma de gobernar?.
Para empezar, baste recordar el discurso pronunciado por el alcalde en su toma de posesi?n. La aplicaci?n que, a lo largo de su mandato, hizo de las promesas que hac?a a los ribadenses nos permitir? descubrir sus intenciones. Sus palabras van a ser el referente para medir su grado de sinceridad y descubrir sus enga?os.
En su discurso de investidura promet?a el candidato, solemnemente, a los ribadenses hacer realidad lo que hab?a ofrecido en la campa?a electoral: ?Non quero contarvos o que vou facer. Iso xa o dixen na campa?a?. Su compromiso con el medio ambiente, por poner un ejemplo, aparec?a formulado con claridad en las palabras de su discurso: ?? urxente deixar de liquidar a paisaxe e frear o deterioro do noso patrimonio natural e cultural?. Y m?s adelante, a?ad?a: ?Tr?tase de que as praias, os montes, as labranzas, os prados e a r?a se convirtan nunha fonte de riqueza futura e non de especulaci?n a corto prazo?. Como se comprobar?a muy pronto, este compromiso con los valores naturales y paisaj?sticos se evapor? enseguida, para ceder su lugar a una total relajaci?n, como se pudo apreciar, entre otras cosas, en el apoyo prestado a los rellenos en la r?a, a las urbanizaciones en las zonas del litoral, que con tanto inter?s, oscurantismo y opacidad impuls? el alcalde, especialmente en O Costal; a la permisividad, c?mplice y manifiesta, adoptada con ciertas empresas en la concesi?n de alturas e ilegalidades en la construcci?n, y al decidido apoyo a las piscifactor?as de Rinlo y de Pi?eira a costa del medio ambiente. Y no fueron menos importantes sus promesas de contar con el pueblo a la hora de gobernar: ?Participaci?n ciudadana efectiva en la administraci?n?, nos promet?a. Pero, como pronto se comprobar?a, no interesaba la participaci?n ciudadana a quien, como ?l, pervive en situaciones de autoritarismo, cargadas de personalismo y clientelismo, que gobern? la casa de todos como si fuese su feudo privado. Y en donde iba a brillar la participaci?n y la transparencia, domin? el secretismo y la ocultaci?n.
En este an?lisis, que se desarrollar? en diez sucesivas intervenciones, que corresponden a las diez propuestas que hizo el alcalde para cambiar Ribadeo, se ver? c?mo su Programa Electoral, que nunca cumpli?, qued? reducido a actuaciones menores de despiste que nada aportaron a Ribadeo: estatuas y ascensores, contenedores caninos, parque de bicis y fuentes, hermanamientos y viajes tur?sticos, talleres de risoterapia y taykondo, cortos de cine y de gimnasia de mantenimiento. Pero los grandes temas que Ribadeo tiene pendientes siguen tal como estaban y algunos empeoraron, como fue el cierre del puerto de Mirasol a los ribadenses, fruto de su mala gesti?n. El fin de estos comentarios es que la ciudadan?a tome conciencia de la mala gesti?n que se hizo en esta legislatura para no cometer errores futuros. Porque, si no hay una renovaci?n, puede repetirse la historia con m?s de lo mismo: m?s impuestos, m?s viajes, m?s despilfarro, m?s privatizaciones, m?s promesas y seguir tirando de la teta municipal. Porque si el alcalde minti? una vez, ciertamente la culpa fue del alcalde, pero si lo hace m?s veces, la culpa ser? de los electores.- Jos? M

Comentarios

Añadir un comentario