S?bado, 03 de marzo de 2007

INCUMPLIMIENTO DE LA TERCERA PROPUESTA ELECTORAL DEL PSOE DE RIBADEO

3? Propuesta:?Car?cter social y progresista de los gastos e inversiones municipales?

Una propuesta impecable por su absoluta coherencia con los m?s puros postulados socialistas: mejorar la vida social de las clases humildes. Nada, pues, que objetar a esta formulaci?n que arrastrar?a el voto de muchos electores que, ilusionados por esta oferta que nos promet?a un mundo mejor, m?s justo y m?s progresista, entregar?an su confianza al grupo socialista, aspirante a la alcald?a de Ribadeo.
Pero, como dice Cervantes, en su Quijote: ?siempre deja la ventura una puerta abierta a las desdichas?. Y as? result? que las intenciones ocultas de los candidatos socialistas no se correspond?an con sus propuestas y sus promesas. Estaban ?nicamente destinadas, como m?s tarde se demostr?, a engatusar al electorado y cautivar su voluntad para alcanzar el poder con los votos del pueblo.
Ninguna de las actuaciones de su gobierno, que luego tuvieron lugar a lo largo de su gesti?n, respondi? a lo que hasta ahora se entend?a por socialismo: elevar la vida social de las clases m?s necesitadas y ofrecerles un mundo m?s feliz a trav?s del progreso. Al contrario, toda su acci?n de gobierno fue por caminos opuestos, como seguidamente veremos.
Las ayudas destinadas a la educaci?n de nuestra juventud, materializadas en becas y ayudas de estudios, libros de texto, subvenciones para viajes de estudios, etc., demandadas en los plenos por otros grupos pol?ticos, apenas tuvieron cabida en las decisiones del gobierno del PSOE. Al contrario, este socialismo de nuevo cu?o va a dedicarse a favorecer, con su descarado apoyo, a las clases m?s privilegiadas a costa de las m?s d?biles. Recu?rdese, sino, el resuelto apoyo dado a las grandes urbanizaciones para las clases pudientes, mientras se ignoraban las viviendas sociales para los m?s humildes.
El tratamiento de los espacios p?blicos y sociales de los que esta villa escasea es otra de las deficiencias en las que el PSOE demostr? su falta de inter?s y su negligencia. Prueba de ello es el trato despectivo que se le da al edificio del Teatro, exponente del acerbo cultural y art?stico de la villa de Ribadeo, hoy convertido en un vulgar chiringuito y relegado al olvido. Sus actitudes estuvieron dirigidas a favorecer constantemente los cauces que conducen al lucro y a promover lo privado sobre lo p?blico. V?ase, sino, el favoritismo y la permisividad ejercida con aquellas empresas que con su actividad ocupan constantemente los espacios p?blicos, invadiendo y destruyendo aceras y calles y permitiendo desorbitadas alturas en los edificios a costa de los intereses del pueblo.
El ya tan famoso convenio salarial de los trabajadores del concejo que el alcalde impuls?, en contra de los intereses de la alcald?a a quien ten?a la obligaci?n de defender, es una muestra m?s de su apoyo a los intereses de grupos y personas particulares sobre lo social y lo colectivo. Unas subidas salariales destinadas a premiar a los m?s favorecidos por la fortuna, discriminando a los m?s d?biles. ?Es ese el reparto social de la riqueza que el PSOE prometi? a los ribadenses?
Y si miramos al medio rural, un colectivo con dudosas perspectivas de futuro econ?mico, ?qu? actividades se han hecho desde el concejo para apoyar con ellas un mayor desarrollo social, econ?mico y cultural de este sector? ?Qu? ayudas se han arbitrado para la recuperaci?n del sector forestal, b?sico en el medio rural?
Ribadeo sigue creciendo y su poblaci?n aumentando, bajo el impulso de la iniciativa privada. Pero, como siempre, de esta situaci?n se aprovechan las clases m?s favorecidas. ?Qu? soluci?n ofreci? el gobierno del PSOE a los j?venes, en estos cuatro a?os, para poder llegar a alcanzar una vivienda y orientar as? su vida futura? ?Cu?ndo se van a iniciar los tr?mites para sacar adelante un geri?trico capaz de dar cobijo a tanta gente necesitada? ?Qu? tiene de social sustraerle al pueblo de Ribadeo el uso del puerto de Mirasol? Cuatro a?os perdidos, ocupados en maniobras de distracci?n de cara a la galer?a. Estamos ante la tercera traici?n de su famoso dec?logo de promesas a los ribadenses.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario