S?bado, 24 de marzo de 2007

INCUMPLIMIENTO DE LA 6? PROPUESTA ELECTORAL DEL PSOE DE LAS ELECCIONES PASADAS

LAS 10 PROPUESTAS ELECTORALES DEL PSOE DE RIBADE
6? Propuesta.- ?Orientaci?n de la Convivencia Ciudadana: Otras Alternativas?

Y hemos llegado ya con esta al an?lisis de la sexta propuesta que nos hizo el candidato del PSOE a la alcald?a cuando hace ya cuatro a?os nos pidi? a cambio el voto para poder gobernar.?Cuales son las otras alternativas a las que el PSOE alud?a? No las aclara en su programa. ?nicamente, unas someras referencias, como: ?Programas alternativos para el tiempo libre? y ?Otras alternativas al ocio?.
Somos plenamente conscientes de la envergadura de este problema, por otra parte tan com?n en otras villas y ciudades de nuestro entorno, y cuya soluci?n no est? exenta de ciertas dificultades. Otros gobiernos pasados, si lo intentaron, no tuvieron mejor suerte en su esfuerzo de buscar soluciones para este comportamiento paradigm?tico de la actual juventud. Afirmar, por otra parte, que la convivencia ciudadana est? hoy m?s deteriorada que en los recientes tiempos pasados ser?a, sin duda, caer en afirmaciones gratuitas y alejadas de la realidad. Las modas, y esta lo es, por las que se mueven las masas, los paradigmas de comportamiento de la juventud, son imprevisibles y cambiantes.
Por supuesto que, hoy como antes, siguen los vecinos soportando los mismos disturbios nocturnos, los mismos ruidos que generan los pubs, las alborotadoras peleas nocturnas, el ruido y los gritos en las calles, el destrozo de los bienes p?blicos y privados, en una palabra, todo eso que se deriva de un mal entendido uso y disfrute del tiempo de ocio por parte de una juventud desorientada.
No es ajena a la vecindad, sin embargo, la pasividad del equipo de gobierno actual a la hora de atender las reclamaciones de quienes, particulares o colectivos, protestan contra el ruido nocturno producido por ciertos locales que viven de la cultura del ocio, y exigen, como m?nimo, el cumplimiento y la aplicaci?n de las normas que regulan la apertura y el funcionamiento de los locales, horarios de apertura y cierre, insonorizaci?n, control policial, etc. En una palabra, el cumplimiento de las normas establecidas.
Y es lo cierto que no se ha constatado voluntad pol?tica alguna en las autoridades locales por abordar este problema. Mientras hoy aumenta la concienciaci?n social y la sensibilidad judicial, la tolerancia de las autoridades locales sigue siendo complaciente con el ruido y displicente con los vecinos. Es m?s, las reiteradas actitudes de di?logo con los bares de copas, mantenidas por el alcalde, delatan su connivencia con los responsables del ruido, en detrimento de los vecinos. Una nueva normativa pactada con ellos, hecha a su medida, el apoyo dado por el alcalde a la ampliaci?n del horario de cierre nocturno, son actitudes que hablan por si solas de la postura de un alcalde dispuesto a sacrificar el descanso de los vecinos, algo que es prioritario y que est? por encima de los intereses del sector hostelero. Y todo ello, ?ad captandum vulgus?. Olvida el alcalde que el apoyo que recibi? en las elecciones pasadas, le fue dado en atenci?n a las promesas de su programa en las que promet?a un mayor control sobre la movida nocturna y la orientaci?n de la convivencia ciudadana, en busca de un Ribadeo m?s humano y m?s habitable. Un lugar en donde la gente pudiese disfrutar del descanso reparador, derecho fundamental de las personas.
Una de las soluciones que brindaba el alcalde a los ribadenses en su programa era la oferta de otras alternativas para la juventud, a fin de apartarla del consumo del alcohol, fuente de todos los males. Pero lo que, en realidad, sobrevino fue la total pasividad y falta de inter?s del alcalde en su gesti?n, incapaz de hacer cumplir las Ordenanzas Municipales que ?l mismo dict? y de proporcionar as? a los ciudadanos una convivencia en paz y armon?a, evitando las situaciones de anarqu?a y caos que trastornan la vida y la paz ciudadana. Con su pasota actitud frente a este problema oblig? a alg?n vecino a acudir a los tribunales pidiendo justicia. Olvidando que el derecho al descanso est? por encima del derecho a la diversi?n, permiti? con su actitud que el desorden y la anarqu?a sigan campando a sus anchas en Ribadeo, causando enormes molestias a los ciudadanos. Otra promesa m?s incumplida de esas diez que nos prometi?. Y a esta responsabilidad del alcalde no son ajenos sus compa?eros en el gobierno, los restantes ediles del bipartito, que, con su silencio en los plenos, apoyan sus actuaciones. -Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario