Mi?rcoles, 28 de marzo de 2007

VIVIR EN RIBADEO

VIVIR EN RIBADEO

En estos tiempos de crispaci?n, rodeados constantemente por problemas de todo tipo, econ?micos o pol?ticos, laborales o existenciales, vivir en una villa peque?a es ciertamente un privilegio. Y Ribadeo es una de esas villas que tiene el privilegio de reunir en s? misma las ventajas que ofrece la vida de la ciudad por los muchos y buenos servicios de que dispone, y el silencio y la tranquilidad de que goza el mundo rural. Un equilibrio de situaciones que hacen que la vida en esta villa parezca un para?so. Y la gente lo sabe. Lo demuestra el aluvi?n de familias que constantemente se acercan a Ribadeo en busca de un prolongado descanso o para fijar en ella su residencia.
Su especial situaci?n geogr?fica, a la orilla del mar, la hacen acreedora de innumerables atractivos para que la gente pueda disfrutar de sus encantos. Las muchas opciones que ofrece, tanto para el deporte en el mar o en el r?o, como para los paseos por sus cercanos entornos o el senderismo por esos encantadores parajes de sus monta?as y r?os, hacen de Ribadeo un lugar ideal para disfrutar de una vida c?moda y grata. El paseo hasta el faro, pasando por O Cargadoiro, o el paseo mar?timo, el recorrido a lo largo de toda su costa admirando sus muchas calas y playas hasta la de Augas Santas, una excursi?n hasta el Mondigo, su monta?a m?s alta, o hasta Remourelle con sus horizontes de ensue?o, una visita al Mirador de Santa Cruz para contemplar las excelentes panor?micas de la R?a de Ribadeo, son todas posibilidades magn?ficas para disfrutar de la vida, que est?n al alcance de cualquiera que resida habitualmente en Ribadeo.
La abundancia y calidad de su comercio y hosteler?a, las posibilidades culturales que ofrece constantemente son otros tantos factores que no desmerecen de las posibilidades que se pueden encontrar en cualquier ciudad. Y para el que busca el silencio y la tranquilidad de la vida, en esta villa puede encontrar unos hermosos espacios que pueden llenar su vida con esa paz y silencio monacal del que carecen las grandes ciudades.
Pero, naturalmente, Ribadeo no es el para?so. Tiene importantes carencias que debe a?n resolver para dar plena satisfacci?n y cumplimiento a las necesidades de los vecinos que la habitan. Despu?s de este largo per?odo de desordenado crecimiento demogr?fico y habitacional es de esperar que las cosas se vayan solucionando y encontrando el obligado equilibrio que necesita. Una de sus principales carencias es, sin duda, un adecuado plan de desarrollo urban?stico y una apropiada regulaci?n de la circulaci?n por calles y avenidas, as? como el establecimiento de c?modos y c?ntricos lugares de aparcamiento. El acondicionamiento de sus calles y aceras, as? como la limpieza de sus rincones y el adecentamiento de las fachadas de sus edificios es otro reto que tiene pendiente de soluci?n. Y entre todas las prioridades, recuperar la belleza de lo que es el icono m?s importante de Ribadeo: la Torre de los Moreno. Y no es de menor importancia, tampoco, saber encontrar el debido equilibrio entre lo que es el derecho al descanso de los vecinos y a la diversi?n de la juventud a fin de encontrar la ?ptima soluci?n a favor de lo que es prioritario entre los dos.
Hay, eso s?, quienes, como el portavoz del BNG, Fernando Su?rez, est?n empe?ados en convertir esta villa en ?unha peque?a cidade humanizada?, con muchos ?rboles y calles peatonales. Pero una villa sin aparcamientos para los coches y atravesada por una autov?a nunca podr? ser un referente de belleza y tranquilidad.
A los poderes p?blicos incumbe encontrar la soluci?n y el equilibrio que necesita para que Ribadeo pueda seguir conservando ese atractivo hist?rico que siempre la distingui? entre todas las villas de su entorno. No hace falta hacer grandes milagros para tratar de complementar lo que la naturaleza ya nos ofrece. Es suficiente ser conscientes de lo que tenemos y velar para que nunca desaparezca. ? Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario
  • Fecha: Mi?rcoles, 28 de marzo de 2007
  •  | 
  • Hora: 22:09

Autor: agremon

Un peque?o comentario: es cierto y estoy de acuerdo en que para mucha gente, Ribadeo es un lugar tranquilo, silencioso, pero... para algunos vecinos, no. Algo que se manifiesta con frecuencia.