Martes, 17 de abril de 2007

DE TRAMPAS Y DE TRAMPOSOS

DE TRAMPAS Y DE TRAMPOSOS

Est? estos d?as de candente actualidad la iniciativa del alcalde de Ribadeo que trata de dar car?cter legal a las ilegalidades urban?sticas cometidas en esta villa, referidas a las alturas de ciertos edificios. Es decir, de que entren en el mundo de la legalidad por la puerta de atr?s. Algo que podr?a llamarse: blanqueo de edificios. Y, ante esta actitud, es obligado hacerse la pregunta de siempre: ?Qu? intereses mueven al alcalde? Cui prodest? ??A qui?n beneficia esta operaci?n??
Todos saben que en esta villa se vienen construyendo, con ?trampa?, ciertos edificios, la mayor parte de ellos desde que este alcalde gestiona la alcald?a. Edificios que no cumplen con las normas establecidas en los planes urban?sticos que regulan la actividad de la construcci?n en este concejo. Una actitud que choca, en ventajosa competencia, con aquellos otros promotores que ajustan su actividad a las normas establecidas. Porque ?tramposo? es quien, con disimulo, contraviene una ley o la elude, con miras al provecho propio. Una actitud que no es ajena a los m?s primitivos sentimientos de rechazo por parte del pueblo. Es la actitud de aquellos que, haciendo de su capa un sayo, y con el consentimiento de los gestores municipales, que, intencionadamente, miran para otro lado, buscan s?lo el beneficio derivado de la pr?ctica del amiguismo o la especulaci?n, en perjuicio de los intereses del pueblo. Y los ?tramposos? son varios y de distinta tipolog?a. Unos lo son por acci?n y otros por omisi?n. Quien logre ponerles nombre se quedar? sorprendido.
Y esto es muy grave. Es grave porque estas actuaciones nos est?n llevando a un tipo funesto de urbanismo del que s?lo se aprovechan los especuladores y quienes los apoyan. Pero es m?s grave, sin duda, la actitud de quienes, teniendo la responsabilidad de velar por los intereses generales del pueblo, como son los gestores municipales, miran para otro lado, amparando, con su actitud, estas actuaciones tan perjudiciales para la villa y que se ha de ver obligada a cargar para siempre con ellas.
?Y quienes son los ?tramposos?? Los promotores sin escr?pulos y sus c?mplices que, so pretexto de servir al pueblo, se proclaman los mes?as salvadores que vienen a ofrecernos el para?so. Esos que, sucumbiendo a las presiones de los dona ferentes, pretenden ahora colarnos, por la puerta de atr?s, las consecuencias de sus ?trampas?.
Las secuelas que se derivan de las actitudes de estos ?tramposos? no carecen de importancia. Por una parte, con esa actitud se abre el camino para futuras ilegalidades que, en espera del gestor corrupto de turno que las legalice, se seguir?n cometiendo. No en vano dice el axioma que ?quien hace la ley, hace la trampa?. Por otra parte, se crea un agravio comparativo hacia aquellos otros promotores que respetan la normativa vigente, sacrificando sus intereses.
Y surgen ahora algunas preguntas. ?Por qu? pasan estas cosas? ?Qu? gesti?n se hace desde la administraci?n local? ?A qui?n se protege con estas actitudes permisivas? ?Qu? control ejercen sobre estas actuaciones ?tramposas? los ?rganos de la administraci?n superior? ?Van a seguir siendo las ?trampas? la moneda corriente en el gobierno local? Ser?a interesante que el pueblo supiera quienes son los personajes que se esconden detr?s. Sin duda que habr? vecinos perjudicados: los infelices que se fiaron del sistema. Pero, ?qui?n es el responsable del perjuicio? ?Lo es, acaso, el pueblo para que tenga que pagar las consecuencias? Y justifica el alcalde esta actitud cont?ndonos sus milongas de que es necesaria esta legalizaci?n ?porque non se poden facer tellados de pizarra que no desaugue en Ribadeo?. Da la impresi?n de que el alcalde de Ribadeo cree que pastorea un reba?o de ovejas que caminan unidas, lana contra lana y con la cabeza baja. ?O tendr? raz?n el alcalde? El desag?e de las aguas de los tejados no es un problema urban?stico. Es un problema que los t?cnicos deben solucionar y que nada tiene que ver con la legalidad urban?stica. Afirma, asimismo, defender a los vecinos con esta actitud legalizadora. ?A qu? vecinos se refiere el alcalde? ?O es que no son vecinos la gente de Ribadeo que tiene que caminar por calles ensombrecidas y sin espacios para aparcar por culpa de la densidad de poblaci?n que generan tales alturas? ?O es que no son vecinos todos aquellos que se sienten discriminados por este trato de favor a ciertos amigos?
A estas horas, cuando escribo estas l?neas, est? convocado un pleno para tratar de ?ama?ar? estas ?trampas?. Desconocemos cual va a ser el comportamiento de las otras fuerzas pol?ticas, representantes del pueblo, en el pleno que trate este tema el pr?ximo martes. De ah? saldr? una foto, sin duda, en la que cada uno de ellos quedar? retratado.
Y la foto ya est? hecha. El pleno se ha celebrado. Las pretensiones del alcalde socialista han sido rechazadas. El PP se lava las manos posponiendo una legalizaci?n parcial y dejar para otra futura ocasi?n la soluci?n del problema restante. Y el BNG, socio del alcalde en el gobierno, en una intervenci?n magistral, tanto en la forma como en el fondo, dice que cada uno cargue con las consecuencias de sus errores, que Ribadeo es algo m?s serio que eso. Y as? las cosas quedan como estaban sin que nadie, salvo el BNG, se atreva a exigir responsabilidades a los responsables. Finalmente de desestima la pretensi?n del alcalde, con la abstenci?n del Sr. Fern?ndez-Reinante, los seis votos en contra del PP y los tres del BNG y los tres votos a favor del PSOE. Por lo tanto las infracciones urban?sticas van quedar como estaban. ?Qui?n va a pagar las consecuencias de la mala gesti?n municipal? El pueblo, como siempre.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario
  • Fecha: Mi?rcoles, 18 de abril de 2007
  •  | 
  • Hora: 7:09

Autor: a333

Solo que el BNG es corresponsable. Socio de Gobierno con la parcela ?o se deb?a calificar de otra forma? de Obras atribuida.