Domingo, 29 de julio de 2007

?EL CONCEJO EN BANCARROTA?

En unas declaraciones hechas en la prensa, el d?a 29 de julio, el alcalde actual de Ribadeo, Sr. Su?rez Barcia, se lamenta profundamente de la situaci?n econ?mica en la que se encuentra la tesorer?a de la alcald?a de Ribadeo. Manifiesta en ellas que se llev? una desagradable sorpresa al descubrir la verdadera situaci?n econ?mica de las arcas municipales, que el califica de ?muy preocupante?.
Y mientras el nuevo alcalde declina su responsabilidad en esta situaci?n, los sorprendidos somos nosotros, los ciudadanos, que, en vista de las irresponsables actuaciones del gobierno socialista anterior, ya intu?amos la verdadera situaci?n en que se encontraba la econom?a municipal en nuestro concejo. Y sorprendidos seguimos ahora por estas manifestaciones del alcalde actual porque fue, precisamente, con el apoyo del BNG a ese gobierno como se lleg? a esta situaci?n. Una responsabilidad compartida, pues, por igual entre el PSOE y el BNG.
Pero, ?c?mo se lleg? a esta situaci?n de la que tambi?n el BNG es responsable por el apoyo prestado al gobierno anterior?
La situaci?n econ?mica que el PSOE hab?a heredado del gobierno del PP no era ciertamente boyante. Precisamente por eso el PSOE se compromet?a en su programa a desarrollar una pol?tica austera, en la que privara la ?moderaci?n y el ahorro en los gastos corrientes, sueldos y dietas de los cargos p?blicos?.
Pero el Sr. P?rez Vacas, entonces alcalde, despreciando las promesas hechas al pueblo, inici? una gesti?n de gobierno, caracterizado por el dispendio y el despilfarro, con el consentimiento y el apoyo del BNG. Una huida hacia delante en el gasto que llevar?a al concejo a esta situaci?n, pr?xima al colapso.
Sin ning?n tipo de prioridad, se acometieron obras y actuaciones innecesarias que llevar?an al concejo a esta situaci?n. Enumerarlas todas exceder?a de este espacio, pero est?n presentes en la memoria de todos.
Actuaciones como la adquisici?n innecesaria de los monicreques, de muy dudoso valor art?stico, colocados en la plaza de San Roque o en las escaleras del consistorio. El gasto ocasionado por las dos dedicaciones exclusivas, totalmente innecesarias para el concejo. La iluminaci?n nocturna permanente hasta el faro, de dudosa utilidad. Los constantes viajes por Europa que nada positivo aportaron a Ribadeo. Las donaciones injustificadas de dinero p?blico a particulares. Las enormes subidas salariales a ciertos funcionarios del concejo. Las escandalosas indemnizaciones que se le dieron al jardinero titular para que dejara el puesto para otro. El dinero gastado en las indemnizaciones por despidos declarados improcedentes. El excesivo gasto ocasionado por ciertos talleres innecesarios impartidos s?lo para crear imagen con vista a las elecciones. La ejecuci?n de ciertas obras innecesarias, a las cuales el Sr. Su?rez Barcia no es ajeno, como fue la calle Doctor Moreda. La condonaci?n graciosa de impuestos a ciertas empresas por el dep?sito de residuos. El falso castro construido cerca de la oficina de Turismo o la fuente pr?xima al Parador. La desastrosa reforma que se hizo para unir el Parque con el Cant?n, eliminando aparcamientos y la circulaci?n de una calle. ?Se ha calculado, por ejemplo, el gasto que va a representar para el concejo el funcionamiento y mantenimiento del famoso ascensor de la Atalaya? Y un largo etc?tera de actuaciones que est?n en la memoria de todos los vecinos de Ribadeo.
Se impone una pol?tica de prioridades en los gastos e inversiones. Pueden venir tiempos malos y hay que estar prevenidos. Administrar con sensatez los dineros del pueblo es gobernar con sensatez. Aplaudo, pues, la actitud manifestada por el alcalde actual en el sentido de priorizar las inversiones y recortar el gasto ordinario para sanear la econom?a municipal.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario
  • Fecha: Lunes, 30 de julio de 2007
  •  | 
  • Hora: 6:49

Autor: a333

Antes de aplaudir penso que teremos que ver en que consisten as actuaci?ns deste novo alcalde, e temome, vendo os comezos, que non ser?n merecedoras de aplauso. Espero equivocarme na predicci?n.