S?bado, 06 de octubre de 2007

PUEDE QUE SEA LEGAL, PERO NO ES ?TICO

PUEDE QUE SEA LEGAL, PERO NO ES ?TICO

Acaba de saltar a los medios la noticia del nombramiento de un concejal del gobierno local de Ribadeo, como asesor del delegado de deportes de la Diputaci?n Provincial de Lugo. El nombramiento conlleva, al parecer, la dedicaci?n exclusiva para este cargo y la percepci?n de retribuciones con cargo, tambi?n, a la citada Diputaci?n. Nada que objetar, hasta ahora, a esta maniobra, pues parece que est? de moda que los titulares de los cargos se rodeen de asesores. As? es como lo tienen montado. El problema surge cuando el propio interesado informa en los medios que este nombramiento le dar? la oportunidad de dedicarse a trabajar para el ayuntamiento de Ribadeo con mayor intensidad y dedicaci?n. Lo que est? claro, pues, es que estar? trabajando para el ayuntamiento de Ribadeo, pero cobrando de la Diputaci?n de Lugo. Estos son los nuevos cargos virtuales que los partidos, sin distinci?n alguna, se inventaron para sus maniobras pol?ticas.
La intensa campa?a desarrollada, tanto por el PSOE como por el BNG, en las pasadas elecciones municipales contra las Diputaciones Provinciales, poniendo en tela de juicio, quiz?s con raz?n, tanto su existencia, como su necesidad y criticando duramente su utilizaci?n desp?tica y caciquil por parte de sus anteriores gestores, nos lleva ahora, ante este hecho que acabo de relatar, a poner en tela de juicio y aun a repudiar las actitudes de los actuales gestores y su falta de ?tica pol?tica. Y viene a nuestra memoria aquella sentencia popular que dice que ?detr?s de mi vendr? quien bueno me har?.
Aquellas Diputaciones, antes tan criticadas, vuelven a estar ahora en el candelero y por los mismos motivos de antes. Si antes eran nidos de corrupci?n y nepotismo al servicio de ciertos intereses personales y partidistas, son utilizadas ahora por los nuevos gestores para encubrir parecidos intereses personales y tambi?n partidistas. Esta situaci?n nos recuerda aquella de los antiguos gaiteiros de esta tierra, Os Valboas, que cuando se les agotaba su repertorio musical, se preguntaban: ??Cal tocamos agora?? y respond?an: ?A mesma, pro mais cargada de bombo?.
Y lo que rodea de esc?ndalo estos hechos es que no es este el ?nico caso que se da en la Administraci?n. Estos casos han llegado a generalizarse en la gesti?n p?blica sin ning?n tipo de escr?pulo y con total impunidad. Son nombramientos virtuales a los que se acude para favorecer a ciertos amigos incondicionales o disimular y financiar otras actuaciones partidistas menos nobles y que con este subterfugio se pretende revestir de cierta legalidad. Legalidad, por otra parte, que presenta serias dificultades para ser aceptada por la conciencia del pueblo. Y en todo caso, como dec?a S?neca ?quod non vetat lex, hoc vetat fieri et pudor?. Por muy legales que sean, - que es dudoso ? no son ?ticas.
Y mientras los lectores reflexionan sobre lo anterior, paso ahora a otro tema que tambi?n es noticia para los ribadenses. Nos informa la prensa estos d?as de la finalizaci?n de las famosas obras de la uni?n del Cant?n de los Moreno con el parque, verdadero broche de oro que puso fin a las actividades de la Gerencia de Dinamizaci?n Tur?stica. Unas actuaciones, m?s o menos discutibles, pero que dejaron a Ribadeo con otra calle cerrada a la circulaci?n. Una l?nea de actuaciones que estuvo de moda en los ?ltimos tiempos en detrimento de la fluidez del tr?fico y de espacios para aparcar. Una simple mirada al conjunto de esta obra basta para que uno se pregunte qu? sentido tiene ahora la conservaci?n de la antigua valla que serv?a de cierre al Cant?n. S?lo un testimonio para la historia. El nuevo espacio adquirido a costa, repito, de esa calle forma ahora toda una unidad que est? pidiendo a gritos la supresi?n de esa valla que separa los dos espacios. Se ha creado una nueva reestructuraci?n del entorno que rompe los esquemas tradicionales y nos coloca ante una nueva situaci?n. Y por si esta apreciaci?n fuese equivocada, invito a los ribadenses a darse una vuelta por all? y manifestar su opini?n.
En otro orden de cosas, voy a referirme a la notoria labor que desde hace ya tiempo desarrolla en el ?mbito que le es propio la concejal?a de cultura del concejo de Ribadeo. Nos sorprende continuamente con grandes programas culturales y actividades dedicadas en su mayor parte al colectivo infantil que, hay que decirlo, merecen todo respeto por lo que representan y por la abnegada dedicaci?n de la concejala de la cosa. Pero se tiene la impresi?n de que la actividad cultural est? perdiendo ciertas cotas de m?s alto nivel que ya eran tradicionales en Ribadeo. ?No estar? el concejo usurpando, a costa de otros colectivos, actividades que son m?s propias de la labor escolar? ?No se est? trasladando al concejo una labor que incumbe mas bien a los colegios, olvidando metas m?s altas?- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario