Martes, 23 de octubre de 2007

LOS POL?TICOS ANTE LA RESERVA DE LA BIOSFERA

RESPUESTA POL?TICA A LA RESERVA DE LA BIOSFERA

Desde mi humilde estudio, en donde hago esta reflexi?n, contemplo a trav?s de la ventana esta maravilla de la naturaleza que es la R?a de Ribadeo. Fuente de inspiraci?n en mis momentos de vagar y remanso de paz y tranquilidad en el que me refugio para escapar de las tormentas que, a veces, alteran la tranquilidad de la vida.
Desde este rinc?n de intimidad vienen a mi memoria pensamientos y reflexiones sobre las ?ltimas noticias y acontecimientos que se ciernen sobre el futuro de nuestra r?a. El r?o Eo, los Oscos y las Tierras de Bur?n acaban de ser declaradas por la UNESCO reserva de la biosfera, ignorando extra?amente en la mencionada declaraci?n el principal elemento a proteger: la R?a de Ribadeo. Sobre ella se tiende, como un negro manto, un silencio c?mplice para ocultar su nombre.
Los mandatarios de las dos autonom?as que comparten esta declaraci?n se dieron cita, sin embargo, para celebrar sobre sus aguas, con una gran fiesta, tan importante acontecimiento. Una perfecta escenificaci?n del evento, con toda la parafernalia y liturgia que el hecho requiere y de la que los pol?ticos viven. En los grandilocuentes y brillantes discursos que pronunciaron los dos presidentes evitaron citar el nombre por el que desde siempre esta r?a fue conocida: R?a de Ribadeo. Lo ten?an perfectamente pactado. Para ellos s?lo ser?a ?la r?a?.
Y mientras la comedia se iba desarrollando con los discursos y dem?s parafernalias propias de un acto de propaganda en el que el incensario tiene un especial protagonismo y en los que se hac?an promesas de protecci?n del medio ambiente y del h?bitat de esta comarca y de su r?a, a escasos metros de distancia de ellos prosegu?an las obras del reforzamiento de los pilares del Puente de los Santos, contra la expresa prohibici?n del Ministerio de Medio Ambiente, vulnerando as? el estudio de impacto ambiental. Y mientras se continuaba con estos actos de hipocres?a pol?tica, el punto negro de chatarra y escombro en que se ha convertido lo que fue la antigua factor?a lechera de Kraft, en Reme, hoy en manos de Reny Picot, segu?a recibiendo camiones de chatarra procedente de Asturias. Y mientras los dos mandatarios brindaban alzando sus copas desde sus embarcaciones en el medio de la r?a por la declaraci?n de la Biosfera del Eo, los saneamientos de las villas situadas en su ribera segu?an vertiendo impunemente sus f?tidas aguas en ella.
Estamos ante una escenograf?a llena de hipocres?a, incluidos abrazos y todo en el centro de la r?a, que en algunos provoca risa y en los m?s pena. Con estos hechos se evidencia la fractura que existe entre la clase pol?tica, que va a lo suyo, y la sociedad que la soporta. Los comentarios salidos del pueblo sobre esta celebraci?n, tanto en los medios radiof?nicos como period?sticos, no han podido ser m?s elocuentes. Ha sido calificada desde carnavalada organizada a situaci?n pat?tica, pasando por parafernalia propagand?stica, burla y tomadura de pelo. En todo caso, un acto de hipocres?a por parte de ambos gobernantes que pretend?an as? rentabilizar ante el pueblo sus posiciones pol?ticas a costa del territorio, pero con una marcada connotaci?n de condescendencia de la Xunta ante sus correligionarios asturianos.
Porque, ?Cu?les han sido los frutos conseguidos despu?s de tantas reuniones celebradas entre ambas autonom?as desde hace ya tiempo? ?Qu? objetivos se han marcado y cuales se han visto cumplidos? El deterioro del territorio sigue su curso sin que nadie le ponga freno. Porque los valores que hasta nosotros llegaron y que han motivado este reconocimiento se deben, m?s bien, al ancestral estancamiento evolutivo en que se halla sumida esta comarca. Por eso hoy, con estos demoledores precedentes de inactividad por parte de las administraciones nadie cree en la eficacia de esta declaraci?n de la UNESCO. Es por eso que no le falta raz?n al portavoz de la Plataforma de la Defensa de la R?a de Ribadeo cuando califica esta declaraci?n de ?burla, tomadura de pelo y parafernalia publicitaria?.- Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario