Viernes, 21 de diciembre de 2007

BALANCE DE FIN DE A?O

BALANCE DE FIN DE A?O

El fin de a?o es el tiempo de los balances. Un tr?mite al que la prudencia aconseja someterse o ser sometidos. Balances para evaluar la gesti?n de las empresas. Balances que hacen las familias sensatas para analizar sus actividades y corregir sus errores. Balances que cada uno hace sobre su vida privada. Porque el balance permite evaluar lo que se ha hecho, para corregir los errores pasados y encauzar mejor el futuro.
El gobierno local de Ribadeo, constituido por el BNG gobernando en minor?a, y junto a ?l los dem?s grupos pol?ticos, deben hacer, tambi?n, su balance sobre el cumplimiento de sus promesas, de su programa y de sus objetivos. Y es de esperar que as? sea para corregir los errores en beneficio del pueblo. Pero ello no impide que el pueblo, en el ejercicio de la libertad de expresi?n de que goza y del derecho que tiene a someter a examen a sus gobernantes, no pueda tambi?n hacer su balance sobre la labor desempe?ada por ellos. Pues, al fin, el derecho a expresar su opini?n es lo que les queda a los ciudadanos que no cuentan con los cauces oportunos para hacerse o?r en los plenos. Y ya sabemos por experiencia que los alcaldes y gobernantes no escuchan al pueblo. S?lo lo interpretan.
Es cierto que los pocos meses transcurridos desde que el BNG, fue elegido para gobernar el concejo de Ribadeo no permiten hacer grandes cosas, ni ver realizados sus novedosos proyectos, ni cumplidas sus importantes promesas. Pero desde nuestra humilde opini?n creemos, tambi?n, que han sido unos meses en los que nada importante se ha hecho, ?nicamente vagos mensajes y ciertas promesas de algunas actuaciones que, de momento, s?lo son eso: promesas. Cabe aun la esperanza de que se produzca el milagro de que se conviertan en realidades en este pr?ximo a?o. Pero eso ser? objeto de otro balance.
Porque, viniendo al terreno de lo concreto, los grandes temas prioritarios que Ribadeo tiene pendientes, est?n como estaban. Nada se ha hecho.
El Plan de Urbanismo sigue aparcado en los cajones de los despachos, sin que el pueblo sepa de sus acuerdos ni lo que piensan hacer. El Pol?gono Industrial sigue relegado al olvidado, pendiente del suministro energ?tico, sin saber si el proyecto avanza o retrocede. Y hasta hay quien ahora pone en duda el acierto de su actual ubicaci?n. Por lo que toca al geri?trico, una obra urgente para Ribadeo y su comarca, es verdad que se ha o?do tocar campanas al vuelo henchidas de promesas e intenciones. Pero otra cosa es que lleguen a convertirse en realidad, como dudan algunos. Un proyecto que tambi?n tiene sus detractores, gente que sostiene que hay otros sitios mejores en Ribadeo para ubicarlo. Son ?stas situaciones creadas por opiniones distintas y que se podr?an haber evitado si los gobiernos consensuaran previamente sus decisiones con el pueblo. Y si venimos a las viviendas sociales, una urgente necesidad para los j?venes de Ribadeo, ?hay alguien que crea que las 30 viviendas que se van a construir van a solucionar el problema? Es, ciertamente, un peque?o grano de arena en este mar de necesidades que padece la juventud. Pero resta mucho camino por recorrer. Otros muchos objetivos tiene a?n pendientes Ribadeo que no figuran en la hoja de ruta de los pol?ticos que nos gobiernan. Objetivos como la puesta en valor el castro de As Grobas, algo prioritario para un concejo eminentemente tur?stico. O la recuperaci?n de la Torre de los Moreno, imagen pat?tica de incuria, abandonada a su suerte por todos los grupos pol?ticos que nos gobernaron. O abordar de una vez el ya eterno problema de los ruidos nocturnos en ciertos parajes de nuestra villa, haciendo cumplir las normas establecidas.
Pero lo que sorprende de nuestro negativo balance es ver que los pol?ticos, en su af?n de vender imagen a toda costa, objetivo para ellos prioritario, dedican su esfuerzo a vender baratijas, como son la proliferaci?n de actividades de contacontos, taykondo, risoterapia, gimnasia de mantenimiento y otras muchas actividades muy respetables pero impropias de un gobierno serio que tiene otras cosas m?s importantes a las que dedicar nuestros dineros y sus energ?as. El ayuntamiento no es una escuela primaria de ni?os en la que hay que hacer actividades para mantenerlos distra?dos. Es un ente que tiene como objetivo conseguir otras metas de mayor envergadura y trascendencia para dar respuesta a las necesidades de los vecinos.
Y el resultado de este balance me lleva a la conclusi?n de poner en duda la madurez que se supone que deben tener los gobernantes para ocupar tan alto destino. Espero que los hechos demuestren mi error y que el pr?ximo balance sea m?s positivo y me obligue a cambiar de opini?n. Pero no ser?a justo si terminara sin resaltar que la ausencia de crispaci?n pol?tica de que disfrutamos, a diferencia de tiempos pasados, es un punto muy positivo en este balance a favor del alcalde.
Feliz A?o Nuevo. Jos? M? Rodr?guez

Comentarios

Añadir un comentario