Martes, 15 de julio de 2008

DESPRECIO A LOS VECINOS EN LOS PLENOS

Eso es lo que fue el pleno municipal celebrado el día 14 de julio en el salón de plenos del concejo de Ribadeo. La presencia de sólo seis personas asistentes al mismo habla bien a las claras del interés que en el pueblo despiertan estas aburridas sesiones, diseñadas para que el público no se entere de lo que allí se cocina.

            El menosprecio de que el pueblo es objeto explica el tradicional desinterés que el pueblo siente por estos actos en los que se tratan los asuntos públicos. Porque menosprecio hacia el pueblo es no ofrecerle al público una mínima explicación de los puntos que se someten a aprobación. Y así fue como en este mismo pleno se aprobaron puntos cuyo contenido y significado el público no tuvo oportunidad de conocer.

            Y por si esto no fuera bastante, las condiciones auditivas, como tantas veces he comentado, no pueden ser peores. Y si añadimos a esto que muchos de los portavoces que intervienen, salvo raras excepciones, lo hacen o bien con el micrófono apagado o demasiado alejado y que aún hay quien habla en voz baja como si el público no existiera. Todo ello convenientemente utilizado hace que el público no se entere de la misa a medias y acabe desistiendo de acudir a los plenos. Luego se quejan del desinterés del pueblo por la vida política.

            Viniendo ya a dar cuenta de lo poco que nos enteramos de su desarrollo cabe destacar lo siguiente:

Después de la aprobación rutinaria del acta anterior, el concejal de UPRI, Sr. Rivas, haciendo un alarde de control exhaustivo y trabajo como es en él habitual, fue pidiendo explicaciones sobre ciertos aspectos de las resoluciones dictadas por la alcaldía desde el pleno anterior relativas a gastos diversos.

Se trató en punto siguiente del convenio de transferencia de carreteras de Fomento al Concejo, tema sobre que, también, el Sr. Ribas hizo varias sugerencias y reflexiones. Fue aprobado este punto por unanimidad.

El siguiente punto versó sobre una propuesta de la alcaldía de adhesión a la Carta de Aalborg + 10. Como el lector puede fácilmente adivinar, los allí presentes no nos enteramos de que se trataba en realidad.

La implantación de un núcleo de sostenibilidad en Ribadeo fue el punto siguiente que aprobaron por unanimidad.

Se trató seguidamente la petición del Área de Rehabilitación Integral para Rinlo (ARI) que fue probado por todos. Un tema que considero muy importante para garantizar la supervivencia de las esencias de esta preciosa villa marinera.

La moción presentada por UPRI para conseguir el transporte escolar gratuito para la guardería fue rechazada por los grupos del PP y del BNG, y no sin ardua polémica.

Y así se llegó al punto de Ruegos y Preguntas en el que se fueron sucediendo intervenciones de todos los grupos de la oposición. A las muchas preguntas formuladas por el Sr. Rivas fueron contestando los miembros del gobierno siempre en un tono de normalidad hasta que se llegó a la cuestión de la concesión de licencias de ocupación a los edificios de las cumbreras ilegales. Fue aquí cuando los ánimos se encresparon entre el Sr. Rivas y el Sr. Alcalde y brotaron duras palabras de acusación por parte de éste.

Acabada la sesión plenaria se pasó a la lectura y consiguiente respuesta  a las preguntas formuladas por la asociación de vecinos O Tesón.

A la primera pregunta sobre ampliación del horario de la Biblioteca Municipal informó el alcalde que el tema quedará resuelto con la aprobación de los presupuestos ampliando el actual horario restringido a jornada normal.

A la segunda pregunta sobre la necesidad y la viabilidad del proyectado ascensor de la Atalaya para un concejo como Ribadeo manifestó el alcalde desconocer este extremo. Pero, en su afán de limar esperezas con el anterior alcalde, autor de esta descabellada idea, hoy en la oposición, justificó esta obra el alcalde por las convenientes actuaciones colaterales que se iban a realizar en diversas calles del casco viejo de la villa. Absurda disculpa cuando es evidente que esos arreglos se podrían haber hecho sin acudir a este despropósito que se va a constituir en una gran hipoteca para el concejo a la que tendrán que hacer frente los contribuyentes, mientras Costas se lava las manos.-José Mª Rodríguez

           

           


Comentarios

Añadir un comentario