Martes, 21 de julio de 2009

FLECOS DEL PLENO ANTERIOR

           Los que asistimos al pasado pleno municipal ordinario del día 13 de julio, el pleno de los Presupuestos, nos vimos sorprendidos por las manifestaciones de la  interventora del concejo que manifestaba sus dudas sobre las cifras de un informe emitido por su antecesora en el cargo. Un informe aportado en el pleno por el edil de UPRI, Sr. Rivas, en el que se afirmaba que la deuda municipal a proveedores ascendía a fecha 30 de julio de 2007 a la cantidad de 2.024.284, 22 euros.
           Dada la gran diferencia que hay entre esa cifra y la deuda a proveedores de más de 4.800.000 euros que, según el Sr. Rivas, existía en fecha 31 de diciembre de 2008, es decir, un escaso año y medio después, creemos que la interventora actual está obligada a explicar a la ciudadanía las razones que avalaban sus dudas sobre el informe de su antecesora en el cargo. En una palabra, el público quiere saber la verdad. Porque, o el informe es erróneo, como parecía dar a entender la interventora, o parece enormemente exagerado el incremento de esa deuda en tan poco espacio de tiempo. Y si la interventora quiere conservar su credibilidad institucional, está obligada a dar explicaciones al pueblo aclarando sus dudas y no ampararse en el silencio. Porque el pueblo quiere saber la verDAD.
           La petición hecha por el PP al equipo de gobierno en ese mismo pleno solicitando la continuación de los asfaltados que faltan por ejecutar en las entradas a las casas rurales, las llamadas “airas”, significa, sin duda, acabar con el agravio comparativo padecido por quienes han quedado fuera de este programa. Pero ello no justifica el proceder del PP de emplear el dinero público en mejorar propiedades privadas, como hicieron en su mandato. Otra cosa sería si invirtieran ese dinero en mejorar las pistas y caminos públicos para favorecer la explotación y comercialización de la riqueza forestal de los montes y mejorar así las economías de los agricultores. Se trata, pues, de una actuación que hace sospechar que fue diseñada para evitar mancharse los zapatos cuando iban a pedirles el voto por las aldeas.
            También me llamó la atención en el citado pleno la obstinación del PSOE en demandar la colocación de semáforos en las calles de la villa de Ribadeo. Desconozco si existen informes técnicos sobre el particular que así lo aconsejen. Tengo mis dudas sobre la procedencia de esta medida. Porque, desde que se abrió la carretera de circunvalación parece que no se aprecia una verdadera necesidad. Es más, pueden constituir un obstáculo más, y no sería el primero, a la fluida circulación que existe actualmente. Lo que sí, en todo caso, procede es adaptar los pasos elevados de las calles a las normas que los regulan en las vías estatales. Asimismo me parecen del todo inoportunas las acusaciones hechas, también, por el PSOE en ese Pleno sobre los actuales gastos protocolarios del alcalde. Sobre todo, no está autorizado a hacerlas quien en la etapa de gobierno del PSOE se dedicó a hacer tantos viajes turístico-institucionales por España, Europa y América.
            En una cosa está acertada la oposición cuando acusa al alcalde de gastos excesivos de determinadas partidas. La justificación del alcalde de que sus gastos son inferiores a los del gobierno del bipartito anterior me parece desacertada. Desacertada por tomar como referencia a un gobierno del que él mismo formaba parte y que no le puede servir como modelo de buena gestión.
            Y para terminar, no puedo por menos de referirme a la queja del PP, también manifestado en el citado Pleno, por el croar de las ranas de la fuente del Parque de Sela. Un rechazo, que no es baladí, por cuanto demuestra la escasa sensibilidad del PP hacia la belleza y el romanticismo de la naturaleza, algo de lo que no andamos muy sobrados. Que las ranas canten en Cantalarrana me parece normal porque al fin están en su casa y hacen honor a ese histórico nombre con el que ellas bautizaron a ese barrio hace ya muchos años. ¿Quién no se ha quedado extasiado y embelesado alguna vez escuchando ese monótono canto de vida que es el croar de las ranas? ¿Quién no se ha puesto a soñar arropado por ese concierto sinfónico, tantas veces cantado por los poetas? En estos tiempos en los que el cemento lo absorbe todo dejemos que entren en nuestra vida esos valores de la naturaleza, como son los pájaros, las ranas, los árboles y las flores y todo lo que contribuya a dulcificar nuestro sistema de vida en el deshumanizado medio urbano en el que nos movemos. Pero lo que a mi más me sorprende de esta protesta es que el PP no tuviera la misma sensibilidad para hacerse eco de esos otros ruidos, más molestos, que desde hace tiempo se producen por la noche en Ribadeo desde los tiempos en que le tocó gobernar. Pretender cortar orejas ahora sin antes haberse jugado el tipo, no tiene mucho sentido. - José Mª Rodríguez

 

 


Comentarios

Añadir un comentario
  • Fecha: Martes, 21 de julio de 2009
  •  | 
  • Hora: 16:44

Autor: agremon

Sensibilidade polas r?s... pero, non era de co?a?