Martes, 22 de septiembre de 2009

EL ?LTIMO PLENO DE RIBADEO

            El último pleno celebrado en Ribadeo, con ocho puntos en el orden del día, que ya llegaron previamente consensuados para su aprobación y que pudo haberse resuelto en una hora, se prolongó durante tres horas. Y, aunque los plenos de ahora están muy lejos de aquellos otros de insultos y tensiones de tiempos pasados, estos de ahora se desarrollan en un ambiente de educación, moderación y respeto. Pero tan pesado y aburrido resultó que uno preferiría pasar ese tiempo sentado en el sillón del dentista. No es extraño que no gocen de la simpatía popular y que la gente los evite.

            Tres horas de interminables intervenciones en las que, salvo la voz alta y sonora del concejal Sr. López, apenas se oía más que un lejano y monótono murmullo monocorde de intervenciones hechas en voz baja y con el micrófono alejado, cuando no apagado. Toda una expresión de la poca consideración que sienten por el escaso público que se acerca a informarse de los asuntos municipales.

            Con seis minutos de retraso dio comienzo la sesión. Después de aprobar sin objeciones las redacciones de varias actas anteriores se pasó al punto segundo del orden del día que versaba sobre varias resoluciones de la alcaldía. Y aquí empezaron los turnos de intervenciones de los portavoces de la oposición, que los abrió el Sr. Rivas con una larga serie de preguntas en las que, durante casi media hora, preguntó al gobierno sobre varios gastos y facturas, entre los que cabe destacar, por lo que tiene de escandaloso, los elevados pagos hechos por el concejo a Sociedad General de Autores (SGAE). Un tema sobre el que el Sr. Rivas propone, con la aprobación general, hacer todas las gestiones posibles para eludir estos escandalosos pagos. Interviene seguidamente el Sr. López con algunas preguntas, entre las que cabe destacar las protestas por las contrataciones a dedo que efectúa el concejo, vulnerando así el principio de igualdad de oportunidades para todos. Pregunta luego el PP por ciertos gastos  efectuados en publicidad propagandística y teléfonos.

            El punto siguiente sobre la solicitud del Plan Estratégico de Infraestructuras rurales fue aprobado por unanimidad y sin discusión. Y la misma suerte corrió el cuarto punto sobre los programas de violencia de género. Las fiestas locales para el año próximo, objeto del punto siguiente, quedaron fijadas para los días dieciséis de agosto y ocho de septiembre. El punto sexto, sobre las licencias de primera ocupación, entre las que estaba un edificio sujeto a sanción por excesos de construcción, fue también aprobado por unanimidad.

            Seguidamente se debatieron seis mociones, presentadas por los diversos partidos de la oposición. La primera, presentada por el PSOE, sobre la gratuidad de los libros de texto, fue aprobada por nueve votos a favor y tres en contra del PP, que defiende dicha gratuidad sólo para los más necesitados. Una medida que parece más social por lo que tiene de reparto de riqueza. La siguiente moción, presentada por UPRI, que solicitaba una adecuada señalización turística y mejores accesos y aparcamiento para la playa de As Catearais con cargo a la Diputación, fue aprobada por unanimidad, con ciertos matices. La moción siguiente presentada por Amarante sobre compra pública responsable fue aprobada por siete votos a favor y cinco abstenciones. Y lo mismo sucedió con la siguiente moción del PP relativa al apoyo al sistema actual de libros de texto.

            Las dos mociones de urgencia presentadas seguidamente, la primera por el PSOE, solicitando una revisión de la ordenanza de la zona azul de aparcamiento en la Plaza de Abastos y la segunda, presentada por UPRI, sobre la correcta colocación de las banderas en la sala de plenos, fueron aprobadas ambas por unanimidad.

            Seguidamente se pasó al punto final de Ruegos y Preguntas, sobre las que no voy a ocuparme porque no caben en este espacio. Si señalar la reclamación hecha por el Sr. López por el impago salarial a un trabajador del concejo. Comparto su postura, sobre todo teniendo en cuenta que en el mandato anterior no hubo dificultad en pagar dos millones de pesetas a una persona ajena al concejo y sin que mediara prestación alguna.

            Mi opinión sobre los muchos ruegos y preguntas que se formularon en este pleno y en otros pasados es que deberían ser materia a tratar en las oficinas del concejo o en los despachos de los concejales gobernantes. Intervenciones que se formulan de forma poco concisa, con circunloquios y poca claridad, y repitiendo reiteradamente los conceptos, lo que alarga innecesariamente la duración del pleno. Creo que debería consensuarse la forma de presentarlas para evitar tantas repeticiones inútiles y cansinas. Y, para terminar, una sugerencia al alcalde. Sería deseable, para mejor conocimiento del público, la publicación de la convocatoria del pleno en la página Web del concejo.

            Terminada la sesión, dio lectura el alcalde a las dos preguntas presentadas por la Asociación O Tesón. Sobre la petición de un sistema de aire acondicionado para el Teatro ribadense el alcalde se comprometió a su instalación, cuando las circunstancias económicas lo permitieran. A la segunda sobre la correcta utilización de la maquinaria municipal, que a veces parece que se desvía para uso de particulares, contestó desconocer este extremo.

           

 

 


Comentarios

Añadir un comentario