Viernes, 11 de junio de 2010

LA VENGANZA

??????????? Ni siquiera los pol?ticos, con toda la correa que se gastan para ocultar sus verdaderas intenciones y disimularlas ante el pueblo, son inmunes a la venganza. Los ?ltimos acontecimientos ocurridos despu?s de la cuesti?n de confianza a la que se someti? el alcalde de Ribadeo, Fernando Su?rez, y su rechazo por parte de los partidos de la oposici?n, hac?an pensar que nadie asumir?a el riesgo de presentar una moci?n de censura para deponer al alcalde, no s?lo por la dificultad de sumar los siete votos de apoyo necesarios para sacarla adelante, sino por el costo pol?tico que representa el asumir una alcald?a a s?lo un a?o de distancia de las elecciones, sin posibilidades de poder ejecutar un programa, con un concejo endeudado y enfrent?ndose a retos tan importantes como es el cumplimiento de una sentencia judicial sobre el derribo de las cumbreras del edificio de la calle de los Hermanos Moreno Ulloa y otros problemas similares pendientes de una decisi?n judicial. Un fr?o an?lisis de la situaci?n y de lo que implica asumir la alcald?a en este contexto llevar?a a cualquier aventurero de la pol?tica a desechar esta posibilidad.

??????????? Pero el delirio de alguno por volver a degustar las mieles del mando, ignorando aquello que dijo Alonso Quijano en su lecho de muerte, que ?en los nidos de anta?o ya no hay p?jaros hoga?o?, y la revancha de otros, que a?n conservan sus viejas heridas abiertas esperando el momento de la venganza, para ajustar cuentas pendientes a su antiguo socio, impuls? a los primeros a amenazar con presentar la moci?n de censura y a los otros a respaldarla con su voto. En todo caso, la ?salux populi?, como motivaci?n fundamental de las decisiones de los grupos de la oposici?n, est?ba ausente de este negocio. Porque si es verdad que el alcalde actual perdi? la confianza del pueblo, y este est? representado por los grupos de la oposici?n, que son mayor?a, lo l?gico ser?a prestar el apoyo un?nime a un nuevo candidato para gobernar. Pero no es esto lo que se percibe desde la calle. Lo que realmente se est? percibiendo es la lucha por el protagonismo de cada grupo pol?tico, celosamente exigido por cada partido, al abordar la elecci?n del candidato para la moci?n de censura. Es decir, lo que realmente est? en cuesti?n es el protagonismo de cada partido. Porque si el inter?s del pueblo estuviera por encima de los partidos como quieren hacernos creer, la sustituci?n del alcalde exigir?a la pr?ctica del transfuguismo: pero esta pr?ctica est? hoy prohibida por los partidos. Algo impensable para quienes la obediencia al partido est? por encima del inter?s del pueblo. Es por esto, como no cab?a esperar otra cosa de quienes utilizan la pol?tica en su beneficio, que la moci?n de censura parece que no se contempla m?s all? de una realidad virtual. En todo caso, conocer hasta que punto el alcalde, aun perdiendo la confianza de los grupos de la oposici?n, ha perdido la confianza del pueblo, es algo que muy pronto quedar? aclarado en la pr?xima y ya cercana convocatoria electoral, aun sabiendo que el alcalde no puede ser elegido por el pueblo, sino por los concejales. Y con ello aclarada quedar?, tambi?n, la propia representatividad de los partidos. Una inc?gnita que en breve quedar? desvelada.

??????????? Y aunque el momento pol?tico que se vive en Ribadeo no es balad?, y salvo los comentarios de algunos peque?os c?rculos de opini?n que califican esta situaci?n de comedia, el pueblo permanece ausente de este conflicto, atento solamente a los resultados de las competiciones futboleras. S?lo nos queda esperar a que el paso del tiempo despeje esta inc?gnita. Pero una cosa est? clara: el divorcio real existente entre el pueblo y la clase pol?tica que dice representarlo.

??????????? Y, por fin, la inc?gnita qued? despejada. El PSOE se niega a apoyar la moci?n de censura propuesta por el PP. Despu?s de las manifestaciones del concejal del PSOE, el Sr. L?pez P?rez, que amenazaba con romper la disciplina del partido y apoyar al candidato que propusiera el PP, ahora el PSOE rectifica su actitud y, abandonando su estrategia de amenazar al alcalde, optan por la obediencia a su partido. Y con esta actitud logran su objetivo de poder volver a postularse de nuevo para las pr?ximas elecciones, que era su objetivo principal por encima de la moci?n de censura. Una comedia que ser?a divertida sino fuera por lo que encierra de gamberrismo pol?tico. Una comedia que ellos mismos confirman cuando en el n?mero 2 de su comunicado de prensa dicen que ?? deslizamos a posibilidade de que un dos nosos concelleiros poder?a considerar a poisibilidade de apoyar unha posible moci?n de censura, e tal ficci?n??. Una triste explicaci?n de sus devaneos y aventuras pol?ticas que el pueblo debe tomar en consideraci?n.- Jos? M? Rodr?guez

?

?

?

?

?

?


Comentarios

Añadir un comentario