Viernes, 10 de diciembre de 2010

LOS HIDALGOS DE VILASEL?N

??????????????? Mientras en Francia la Ilustraci?n impon?a sus principios basados en la raz?n, la igualdad y la libertad, que en el a?o 1789 desembocar?an en la famosa revoluci?n contra el poder absoluto del llamado Antiguo R?gimen, marcando as? el final del absolutismo, para dar paso al Nuevo R?gimen o Estado Liberal, fundado en la igualdad, la libertad y la democracia, con el ascenso al poder de las masas populares y de la burgues?a, Espa?a continuaba sometida a ese f?rreo y medieval dualismo que divid?a al pueblo en dos estados, el estado noble, con sus exenciones y privilegios, y el estado general o pechero, con sus tributos y cargas, en el que estaba dividida la sociedad desde la colonizaci?n romana.

??????????? Dos estados diferentes de sociedad, con distintos privilegios y obligaciones, que ten?an sus reflejos en la forma de vida de nuestras peque?as comunidades del mundo rural, como ocurr?a en la feligres?a de Vilasel?n.

??????????? En el Vilasel?n del siglo XVIII hab?a dos familias hidalgas, la Casa de Guimar?n, con don Bernardo Rodr?guez de Arango y Mon como cabeza de familia, de 50 a?os de edad, y un descendiente var?n: Bernardo Felipe. Una Casa, cuya mansi?n habitacional a?n conserva en la actualidad en su fachada el escudo testimonio de su nobleza. Y era la otra la de O Carranc?n, con don Pedro ?lvarez de Monteavaro al frente, de 48 a?os de edad, con seis hijos varones: Juan, Diego, Pedro, Domingo, Francisco y Bernardo. En la fachada de esta Casa se conservaba no hace a?n mucho tiempo, seg?n recuerda su actual descendiente, el escudo, testimonio de su hidalgu?a, que desapareci? en las ?ltimas obras de remodelaci?n de la vivienda. A estos dos hidalgos se hace referencia en el libro sobre ?VILASEL?N, Aproximaci?n Hist?rica?, de Jos? M? Rodr?guez D?az, publicado en 2010.

??????????? Su hidalgu?a les venia dada por su condici?n de herederos, en l?nea directa, de sus ascendientes, pertenecientes al estado noble, oriundos del lugar de Monteavaro, en la feligres?a de Presno, concejo de Castropol. Personas ?tenidas y com?nmente reputadas por cristianos viexos, as? ellos como sus ascendientes por todas l?neas, limpios de toda mala raza de moros, jud?os, sarracenos, impenitenciados por el Santo Oficio de la Inquisici?n, ni de los nuevamente convertidos a nuestra santa fe cat?lica, ni otra mala secta ni raza?, como rezan las Cartas Ejecutorias de su hidalgu?a, que hoy se conservan en poder de sus descendientes de O Carranc?n, en Vilasel?n.

??????????? Como tales nobles, tanto ellos como sus familias, gozaban en Vilasel?n de ciertas prerrogativas, honras, exenciones tributarias y de servicios, franquezas y libertades, de las que carec?a el pueblo perteneciente al estado general o pechero, que estaba obligado a participar en las cargas sociales y tributarias, en los servicios y utilidades de las que los hidalgos estaban exentos. A los hidalgos, en cambio, correspond?a estar dispuestos con sus armas y caballos para el servicio del rey en cualquier momento en que fueran requeridos para dicho servicio.

??????????? Cada tres a?os se nombraban empadronadores para hacer los censos o padrones en las feligres?as, con distinci?n de ambos estados, nobles y pecheros llanos, con el fin de que los repartidores pudieran distribuir entre los vecinos las cargas, elecciones de oficios, servicios honor?ficos y tributos que se deb?an pagar al Estado. Relaciones que, al no respetar los derechos de hidalgu?a, adquiridos por sus titulares, eran con frecuencia origen de grandes pleitos.

??????????? Es aqu? en donde empieza la historia que pretendo relatar relativa a la nobleza de los hidalgos de O Carranc?n, que se vieron obligados a solicitar una Carta Provisi?n de continuaci?n de hidalgu?a en la Corte y Canciller?a Real de Valladolid por haber sido excluidos del estado noble al que pertenec?an.

??????????? El linaje hidalgo de los Monteavaro, apellido topon?mico relativo a su lugar de origen, se hab?a establecido en O Carranc?n, en Vilasel?n, a comienzos del siglo XVIII, con el matrimonio de don Pedro ?lvarez de Monteavaro, casado con do?a Antonia Fern?ndez, de Vilasel?n. Su padre, llamado tambi?n Pedro, que en esas fechas se hab?a establecido en Ribadeo y antes en Ove, era hijo, nieto y biznieto, respectivamente, de Antonio, Domingo y Lope Afonso, su abuelo, bisabuelo y tatarabuelo, hidalgos notorios de sangre, oriundos de la Casa de los Monteavaro, del lugar de Monteavaro, perteneciente a la feligres?a de Presno, hoy de Belmonte, en el concejo de Castropol. Y como tal hidalgo, en el a?o 1702 fue reclamado, junto con otros hidalgos de esta comarca, para presentarse en la villa de Vigo para defender el tesoro de su Majestad, sito en el puerto de Vigo, de la pretensi?n de las flotas inglesa y holandesa que pretend?an robarlo.???????????? ?????????????????????????????????????????????????????????? ???????????

??????????? Fallecido el hidalgo don Pedro ?lvarez de Monteavaro, de O Carranc?n, el 27 de octubre del a?o 1754, dej? viuda y seis hijos, menores de 25 a?os, que era entonces el t?rmino que marcaba la mayor?a de edad, pero todos hidalgos notorios y de sangre.

??????????? Y aunque el responsable de la ejecuci?n de las relaciones censales era el Justicia Ordinario del concejo de Ribadeo, faltaba a veces a su obligaci?n, permitiendo que los censos fueran hechos por los mismos vecinos de cada parroquia, ?dando as? ocasi?n a que muchos que eran pecheros llanos se introdujeran en el estado noble y, al rev?s, empadronando a los que eran conocidos y notorios hidalgos en el estado pechero, no si?ndoles f?cil, despu?s, probar su hidalgu?a?. Y sucedi? que el vecino Manuel Garc?a do Barreiro, empadronador responsable de la relaci?n y clasificaci?n de vecinos de Vilasel?n, hecha en el a?o 1754, no incluy? en el listado de nobles a la viuda ni a los seis hijos descendientes de don Pedro ?lvarez Monteavaro, despojando as? a esta familia de su rango de nobleza e incluy?ndolos en el estado general o de pecheros. Las consecuencias pr?cticas de este atropello no tardaron en dejarse ver. El teniente de milicias, encargado de planificar los servicios defensivos de la comarca y de la villa de Ribadeo, incluy? en el sorteo de milicianos a Juan, el hijo mayor de don Pedro, en el repartimiento hecho para tal fin.

??????????? En vista de tal atropello, don Juan ?lvarez Monteavaro, hijo mayor de don Pedro, en su nombre y en el de su madre y hermanos menores, el d?a 27 de mayo de 1755, acudi? y present? una s?plica ante la Corte y Canciller?a de Valladolid reclamando una Real Carta Provisi?n de la continuaci?n de su estado de hidalgu?a.

??????????? Despu?s de un largo, laborioso y costoso proceso, en el que el abogado de don Juan ?lvarez de Monteavaro, don Manuel Pardo de Rivadeneira, desarroll? un exhaustivo trabajo de recogida de pruebas sobre la nobleza de sus ascendientes para probar la hidalgu?a del demandante ante la Corte y Canciller?a Real, la Sala de Valladolid despach? una Provisi?n de su Majestad ?para la parte de Juan ?lvarez Monteavaro, para que la Justicia, Regimiento, Concejo, vecinos y estado de hombres buenos, empadronadores y repartidores de la feligres?a de Villasel?n, jurisdicci?n de la villa de Ribadeo, Reino de Galicia, se contin?en y mantengan en la posesi?n de su hidalgu?a. Y en consecuencia, por ahora y sin perjuicio del Real Patrimonio, le pongan y asienten en las listas, n?minas y padrones de los hijos dalgo, y le guarden las exenciones, franquezas y libertades que como a tal le corresponden y se guardan a los dem?s hijos dalgo; y le tilden, testen, rayen y borren de cualquiera listas, n?minas y padrones de pecheros en que le hubieren puesto, y le pongan y asienten en ellos por tal hijo dalgo. Y si por raz?n de pechos de pecheros le hubiesen sacado algunas prendas o maraved?s se las vuelvan y restituyan libremente y sin coste alguno?. Y en este tenor contin?a el Auto fijando una sanci?n de 40 ducados de vell?n para Manuel Garc?a do Barreiro por el perjuicio ocasionado con reprobable su actitud. Y as? fue como los ?lvarez Monteavaro, de O Carranc?n, conservaron sus privilegios y nobleza durante largos a?os. Lo que no conservaron fue el apellido Monteavaro, que esta rama de la familia acab? perdiendo con el transcurso de los a?os, sin que se pueda fijar la fecha exacta de su desaparici?n; aunque consta que a?n lo utilizaban en el siglo XIX. En efecto, en el a?o 1802, aparecen citados los descendientes, Pedro y Domingo, relacionados con este apellido en la protesta popular contra el cobro del d?cimo de las patatas.

??????????? De tan nobles ascendientes quedan a?n hoy entre nosotros sus descendientes directos, respetables, nobles y queridos vecinos, Don Baldomero y Do?a Aurora, residentes en la casa de O Carranc?n, don Jos? Mar?a, en la casa de A Senra y do?a Angustias, en la casa de Floro de A Vilavella. Son los ?ltimos testimonios vivientes de la antigua nobleza de Vilasel?n.

???????????

???????????

???????????


Comentarios

Añadir un comentario