Viernes, 30 de marzo de 2012

CEDOFEITA LLORA EN SILENCIO EL EXPOLIO DE SU TEMPLO

            Aunque como manifestación de la bondad natural del ser humano a todos incumbe el perdón es un concepto esencialmente inherente a los valores cristianos, especialmente exigible ala Iglesiay a su  jerarquía. La fórmula para poder públicamente ejercerlo y manifestarlo es la asunción del daño causado por el ofensor que incluye el propósito de la enmienda del beneficiado. Propósito de la enmienda que, en el caso de hurto, conlleva la devolución de lo sustraído, como explicaba el antiguo catecismo.

            Es laudable, sin duda, la actitud indulgente y compasiva de los responsables de la custodia del patrimonio artístico-religioso en nuestra diócesis hacia los autores de estos expolios. Agotar la prudencia y hasta la paciencia para facilitar tanto el arrepentimiento del pecador como la devolución íntegra de los objetos de culto desaparecidos de ciertos templos de esta comarca de Ribadeo y Trabada en esos últimos tiempos con el fin de facilitar su recuperación, es una loable actitud, propia de quien tiene como misión otorgar el perdón.

            Pero esto no obstante, la justicia no ha de ser confundida con el perdón. Y la justicia está reclamando la restitución de lo sustraído en su totalidad. Y si es verdad que se ha de perdonar al pecador, como aconsejan los principios cristianos, también lo es que el delito ha de ser perseguido.

            Son muchos los objetos desaparecidos del templo parroquial de Cedofeita en estos últimos tiempos: una sacra grande bellamente orlada con viñetas, una cruz gótica de plata a juego con los candeleros, dos muebles antiguos de la sacristía, una lámpara colgante de metal, una valiosa imagen de Santa Lucía del siglo XVI                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                del retablo de la nave izquierda, un manto dela Dolorosabordado en oro donado por miembros de la familia de Casa de Reme de Queixoiro residentes en Cuba, un atril de pie, etc. Muchos objetos de culto bajo cuya sombra los feligreses de Cedofeita vivieron y desarrollaron su fe. Sustracciones que el responsable pretendió dolosamente disimular ante los feligreses sustituyendo las imágenes auténticas por otras de plástico. ¿Qué pretendía con esta simulación sino engañar a los feligreses? ¿No es esa una prueba suficiente de sus mentiras y engaños?

            Lamentamos la pasividad e indolencia de los responsables diocesanos de la custodia de estas obras de arte religioso que, con su actitud de demorar la presentación de la preceptiva denuncia ante las fuerzas del orden, fiados en vanas mentiras y promesas de devolución, están demorando la intervención de las fuerzas policiales en la investigación de estos hechos, haciendo posible que esos objetos de arte religioso del templo parroquial de Cedofeita puedan acabar desapareciendo para siempre en el mercado clandestino de los marchantes dificultando así la recuperación, sino de todos, al menos de algunos, antes de que desaparezcan para siempre ocultos en los salones de las grandes mansiones de los coleccionistas o camino del extranjero, perjudicando así el patrimonio religioso de esta parroquia.

            Los feligreses de Cedofeita, a los que, como natural de esa parroquia, uno mis sentimientos de pena y dolor, lloran hoy en silencio y con rabia contenida el engaño, el abandono y la frustración a la que se ven sometidos por causa de estos tristes acontecimientos. Y reclaman, una vez más, que se pongan en marcha por quien corresponda las oportunas diligencias dirigidas a la recuperación de su querido patrimonio religioso con el que, tanto ellos, como sus antepasados alimentaron su fe.


Comentarios

Añadir un comentario